Un 17 de abril del año 2005 se lanzaba uno de los mejores homenajes que ha recibido el universo Star Wars. Tras más de dos años, un grupo de profesionales y seguidores de la saga había logrado la proeza de “saltarse” las estrictas normas del copyright del señor Lucas. El resultado fue: Star Wars: Revelations.

Y es que es de sobra conocido el control que ha tenido el director sobre su obra a lo largo de estos años. Todo lo que sea explotar la imagen y marca de Star Wars debía pasar por él, y en el caso de que se tratara de una obra sin ánimo de lucro también se debían seguir unos requisitos.

Advertisement

Con estos mimbres, en el año 2003 surge un grupo de fans de la saga con una idea en la cabeza: llevar a cabo una producción que rescate la esencia de las primeras películas en un momento donde Lucas estaría a punto de estrenar el episodio III, Revenge of the Sith.

Star Wars por amor al arte

La producción de esta película, al igual que el resto de obras de fans, no es considerada canónica. Como decíamos, Revelations fue escrita y producida antes del estreno del tercer episodio y su trama viene a situarse entre ese tercer episodio y el cuarto, razón por la que inevitablemente existieron discrepancias, muchas de las cuales giraban en torno a la cronología de la destrucción de la Orden Jedi. Una obra “alternativa” cuya sinopsis decía así:

La destrucción del Templo Jedi fue devastadora. Acusando a los Separatistas, el Emperador Palpatine declara la ley marcial en Coruscant. Según se extiende la presencia imperial a la mayoría de los sistemas, Palpatine declara a la desperdigada orden Jedi disuelta. Sus protestas se denuncian como traición, y todos los Jedis son declarados traidores y convertidos en fugitivos del Imperio. Buscando la forma de darle la vuelta a la batalla, tanto los Jedi supervivientes como el Imperio buscan un artefacto místico Jedi del cual dicen que da al que lo posea un gran poder...

Hablamos de una producción cuyo metraje final tendría 47 minutos y 13 segundos y que finalizaría con un presupuesto de casi 20.000 dólares, dinero que salió única y exclusivamente por este enorme grupo de seguidores con el único fin de homenajear a la saga. Una producción que contaría con un reparto y equipo de trabajo de alrededor de 200 personas.

Sponsored

Aunque la gran mayoría de las escenas se basaban en efectos especiales y composiciones (sobre todo las que ocurrían en el espacio), también se incluyeron secuencias que se rodaron en un mismo lugar (pasaron tres días rodando una de las mejores secuencias en las cavernas Shenandoah).

Los mismos efectos especiales fueron el resultado de la colaboración de varios grupos de artistas en diferentes puntos del planeta, trabajando todos en diferentes plataformas para un montaje en común en la post-producción. Un trabajo y resultado final mucho más que digno que recibió los elogios de la crítica por la calidad de sus FX y el alto valor de una producción que a fin de cuentas se estaba haciendo por amor al arte.

Así fue también como pudieron eludir las barreras de los derechos de autor frente a George Lucas. De la manera más sencilla y lógica: gratis. Desde el principio se le comunicó que sería una obra que, aún trabajando un número tan elevado de personas, nadie cobraría dinero alguno, y por lo tanto se “trabajaría” por el simple hecho de hacer arte sin ánimo de lucro.

Star Wars: Revelations, estreno de una película de 250 MB

Acabada la producción la obra se estrenaría en abril del 2005. El 19 de ese mismo mes se ofrecía la descarga online gratuita del metraje, un archivo de 250 MB donde los usuarios podían descargar la obra desde TheForce.net, iFilm o la web de la productora Panic Struck. Ocurrió que por aquel entonces en TheForce.net se vieron obligados a suspender temporalmente la descarga por sobrecarga en el ancho de banda. A las dos semanas de lanzarse en la red ya contaba con 1 millón de descargas (hablamos de 2005).

Advertisement

Como curiosidad, a pesar de que estamos ante una excelente obra considerada como homenaje de los fans, no podía entrar en los premios The Official Star Wars Fan Film Awards. La razón fue que sobrepasaba el metraje para entrar en las categorías del concurso, un espacio donde LucasFilm sólo aceptaba parodias o documentales como parte del certamen. Tras el estreno, el director de Revelations, Shane Felux, contaría algunas de las claves detrás del proyecto:

Cuando me decidí a hacer Revelations lo hice con la mentalidad de tratar a la película de la manera más profesional y real posible, como si se tratara de cualquier otro largometraje. Ya se trate de los trajes, la historia, CGI, actuaciones… todo ello tenía que tener el mismo esfuerzo. Nada iba a ser sacrificado. Al hacerlo, creo que hemos sido capaces de crear una gran producción con un equipo dedicado a Revelations que disfrutaba de lo que hacía.

Queríamos crear una película para ser disfrutada por los fans de todo el mundo. Revelations también fue creada para dar a los artesanos, profesionales y miembros del equipo la oportunidad de mostrar su trabajo, de permitir que todos los que participaban tuvieran la oportunidad de vivir el sueño, y tal vez - sólo tal vez - se le abriera los ojos a la industria en cuanto a qué se puede hacer con un presupuesto pequeño, con gente dedicada, y con un montón de talento no descubierto.

Así, estamos ante una obra que el propio Lucas apreció por el gran trabajo y dedicación que hubo detrás. Una obra que, en líneas generales, los medios alabaron poniendo especial énfasis en el gran trabajo tanto de efectos como en la propia historia.

Es posible que no tenga los mejores efectos ni las mejores actuaciones, pero a cambio guarda todo el espíritu de la saga original en un trabajo faraónico donde ninguna de esas 200 personas cobraron dinero alguno. Les dejamos por tanto con la Star Wars más Star Wars de cuantas Star Wars se hayan realizado como homenaje, 250 MB de una obra que nació por el simple hecho del disfrute.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)