Suicide Squad ingresó más que ninguna otra película la semana pasada, pero eso es un triste consuelo para Warner Bros y DC Comics. La película cayó un 67% en taquilla durante su segunda semana en la cartelera de Estados Unidos, casi tanto como Batman v. Superman en su día (ambas precedidas por las malas críticas).

Al cierre de su segundo fin de semana, Suicide Squad sumó 43,8 millones de dólares hasta alcanzar un total de 222,9 millones embolsados en Estados Unidos y 465,4 millones en todo el mundo. Supone un desliz en ventas de 67 puntos, comparable a la caída del 69% que sentenció a Batman v. Superman: Dawn of Justice en su segunda semana de cartelera. El palo llega una semana después de que Suicide Squad estableciera un récord sospechosamente específico: “mejor primer fin de semana de agosto en la taquilla estadounidense”.

Advertisement

Como indica Variety, las cifras son una señal de que las malas opiniones de la crítica están afectando finalmente al rendimiento de la película. Esto pone en problemas a Warner y DC en su tercer intento de arrancar un universo cinematográfico comparable a la máquina de hacer dinero que tiene Marvel. Estrenar una película de superhéroes redonda no debe de ser fácil, pero este dúo está teniendo serias dificultades para poner de acuerdo a críticos y fans.

Más allá de las sensaciones que deja, Warner Bros. podría estar en un aprieto económico. Suicide Squad necesita ingresar entre 750 y 800 millones de dólares para cubrir gastos. Y quizá tenga que llegar hasta esa cifra sin estrenar en China, lo cual es probablemente una mala noticia. [Variety]

Sponsored

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.