Esta superficie, desarrollada por la Köln International School of Design, reacciona al tacto creando formas sólidas y tridimensionales de un líquido viscoso sensible a campos magnéticos. Recuerda al fluido de la película Prometheus, solo que éste no altera tu carga genética. O al menos no lo parece.