Surface Pro: lo que debería haber lanzado Microsoft desde el principioS

El Surface RT, lanzado por Microsoft en siete países el pasado octubre, fue una tremenda decepción para muchos.

Aún no ha llegado a España, ni a media Europa ni a Latinoamérica (a España podría hacerlo a finales de mes), pero nuestros compañeros de Gizmodo US lo probaron y el resultado fue claro: suspenso. Gran idea, mala ejecución. Microsoft puso las expectativas demasiado altas y no cumplió.

Sin embargo, su hermano mayor, el Surface Pro, con la versión completa de Windows 8, nos ha devuelto la esperanza. Microsoft lo mostró en el CES de La Vegas y pudimos ponerle las manos encima. Y, para entendernos, el Surface Pro hace que el RT parezca un error. El Pro tiene la potencia, el diseño y el software necesario para cumplir los que Microsoft había prometido: redefinir el PC, crear una nueva categoría a mitad de camino entre el portátil y la tableta. Ahora sí.

La pantalla del Pro, en comparación con la del RT, deslumbra: la resolución 1080p es una gran diferencia y en combinación con el software va perfectamente fluida. Responde al instante a los deslices del dedo.

En el Pro Windows 8 no está descafeinado, viene con todo su poder, igualito que en un PC. Puedes instalar juegos, el Photoshop, WinZip... lo que quieras siempre y cuando sea compatible con Windows 8, claro. Es cierto que no va a ser un cohete para jugar, pero gráficamente el chip Core i5 le da suficiente músculo.

El software es sin duda lo que marca la diferencia. Convierte al Surface Pro en un ordenador de verdad en un nuevo cuerpo.

Si no te gusta una aplicación nativa del Modern UI de Windows 8, la eliminas e instalas una de las millones de alternativas disponibles para la arquitectura x86 (el RT funciona con ARM). Así de simple. Tienes un montón de opciones donde elegir, tanto para trabajar como para entretenerte. Al Surface Pro le puedes conectar un monitor externo, un teclado y ratón Bluetooth, y listo para trabajar. La adición de un puerto USB 3.0 hace que este cacharro pueda ser un reemplazo real de tu desktop, y eso ya es decir mucho.

Habrá que probarlo a fondo para ver cómo se comporta en cuanto a batería y muchas más cosas. Lo contaremos por aquí. Uno de los puntos clave, peso y portabilidad, a bote pronto se salvan. Pesa solo 0,9 kilos, es decir, menos que un MacBook Air, y también es más fino. En EE.UU. se lanzará a finales de mes, veremos a qué otros países llega.

En definitiva, el Surface Pro conserva todo lo bueno del RT (diseño, portabilidad, concepto) y le añade lo que le faltaba (Windows 8 completo, potencia...). Su precio empezará en los $899. Esta vez sí, Microsoft puede haber dado en el clavo. [Gizmodo]