Advertisement

El ADN despeja las dudas en torno a la muerte del rey Alberto I de Bélgica, 80 años después

Alberto I de Bélgica, tercer rey de los belgas y uno de los más populares de su historia, murió en un accidente de alpinismo durante una escapada a la rocosa región de las Ardenas. No hubo testigos de su muerte, lo que alimentó las teorías de conspiración. Un análisis de ADN ha resuelto el misterio, 80 años después.