La comadreja que murió carbonizada en el Gran Colisionador de Hadrones ha acabado expuesta en un museo

En abril, la máquina más grande del mundo fue puesta fuera de servicio por una comadreja. Meses después volvió a ocurrir: otra comadreja saltó la valla de una estación del Gran Colisionador de Hadrones y murió atravesada por los 18.000 voltios de un transformador. Ahora su cadáver está expuesto en un museo.

Advertisement

Advertisement