En Taiwán están enfadados con los mapas de Apple, y no es porque se hayan perdido de camino a un restaurante. El ministro de exteriores del país ha elevado una protesta formal a Cupertino porque la compañía cita a Taiwán, en sus mapas, como una provincia de China.

La realidad es que Taiwán sí que es una provincia de China, pero la isla se considera un país independiente, y mantiene desde hace años un litigio al respecto. Eso lleva a no pocos conflictos ya que, aunque la mayoría de países mantienen relaciones con la isla en calidad de país, las relaciones son oficiosas, no oficiales. El último de esos conflictos le ha tocado a Apple.

La compañía no se ha manifestado al respecto pero, por mucho que les duela a las autoridades taiwanesas, su país aún no ha sido reconocido oficialmente como tal en organismos internacionales, y eso pesa. Google Maps tuvo el mismo problema en 2005. Lo solucionaron dejando solo el nombre sin especificar nada más. Algo nos dice que Apple ha optado por la misma solución, porque el resultado 'China, provincia de Taiwán' ya no aparece en sus mapas. [Computerworld]