La batalla dialéctica entre Taylor Swift y Spotify continúa encendida. Después de que Daniel Ek, CEO de la compañía, escribiese una carta abierta en la que afirmaba que la cantante ganaba $6 millones de dólares gracias a la plataforma Scott Borchetta, responsable de la discográfica de Swift, ha respondido asegurando que las cifras reales se alejan mucho de ese número, concretamente un 8% de lo que proclama Ek: $500.000 dólares en los últimos 12 meses por el single de su último disco, Shake it Off, y $2 millones de dólares globalmente.

Las cosas se complican por tanto para un Spotify que empieza a dar la sensación de estar algo desesperado. No es para menos, 1989 ha sido el mejor lanzamiento de un álbum musical en los últimos 12 años y ha vendido un millón de copias la primera semana, algo de lo que sólo pueden presumir 18 discos en la historia. El hecho de que un éxito de esas proporciones no esté disponible en tu plataforma y sí en la de la competencia (recordemos que la medida de Swift no ha afectado a otras compañías como Rdio) tiene que ser un golpe duro.

Advertisement

En concreto, esos $2 millones de dólares que Taylor Swift ha ingresado gracias a Spotify en el último año equivalen únicamente a 50.000 copias vendidas. La cantante ha ingresado más por el videoclip de Shake It Off en VEVO, el servicio de YouTube, que por las reproducciones en Spotify.

Dicho todo, pese al particular toma y daca entre ambas partes lo más probable es que eventualmente Swift acabe volviendo a Spotify. Para empezar, porque aunque $2 millones de dólares al año parezcan una minucia al lado de los $12 millones que ha ingresado en una sola semana, sigue siendo una cantidad de dinero que probablemente no sea muy buena idea despreciar. Por otro lado, y dejando el tema del pago de royalties aparte, lo que sí es indiscutible es el papel fundamental que Spotify juega descubriendo nueva música y viralizándola. Desde un punto de vista estratégico, tiene sentido retirar el álbum de Spotify y potenciar así las ventas tanto en físico como en digital para volver al cabo de un tiempo una vez haya pasado el furor inicial del lanzamiento.

Imagen: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)