Uno asume que los canadienses están más que acostumbrados a la nieve, pero esta intersección helada de Montreal ha pillado a todos los conductores por sorpresa. En esta fría mañana de lunes, alguien no le echó sal a la calle, varios se olvidaron de poner los neumáticos de invierno y... bueno, ocurrió esta locura.

Primero se accidentan cuatro coches fuera de cámara (el recuento empieza alto). Después llega un autobús y se los lleva tranquilamente por delante (varios curiosos graban ya la escena desde sus oficinas). Luego aparece una furgoneta cargada de escaleras y se estampa a toda velocidad contra el autobús (las escaleras casi salen volando). Llega otro autobús y, previsiblemente, se estrella con la furgoneta (ahora es cuando empieza a sonar la música de Benny Hill). Aparece un policía, pierde el control del coche patrulla y acaba dándose contra el autobús en sentido inverso y de la forma más patética posible. Pero entonces llega un quitanieves que, a pesar de los esfuerzos del conductor por frenar, se estampa con fuerza contra el coche patrulla. La guinda del pastel.

No es la primera vez que la calle Côte du Beaver Hall de Montreal causa este tipo de complicaciones. Su pendiente pronunciada dificulta la tarea de frenar y la nieve fresca, combinada con la falta de sal, eliminan cualquier tracción. Hoy toca reírse un poco de los canadienses, pero mañana te puede tocar a ti: antes de salir, comprueba que no necesites cadenas o neumáticos de invierno y modera la velocidad.