¿Dónde vas a ver la próxima entrega de Star Trek o Iron Man? Para muchos es la máxima expresión del cine de acción, una sala pensada para disfrutar de las películas a lo grande. Sonido inimitable, imagen casi perfecta... ¿que puede ser mejor que un cine IMAX? Fácil, una sala IMAX privada, en tu propia casa.

La compañía canadiense IMAX acaba de anunciar un servicio de instalación privada en domicilio. Antes de que te ilusiones demasiado con la idea conviene saber que no todas las casas está preparadas para disfrutar de una. Para empezar más vale que tengas una pequeña mansión con una sala que puedas dedicar a instalar 20 butacas de cine y donde poner la pantalla de proyección curvada gigante, de 36 metros, que necesitas para obtener la certificación.

Advertisement

El modelo privado de IMAX utiliza proyectores de más resolución de la que se disfruta en las salas de cine, concretamente dos proyectores 4K que pueden ser utilizados tanto para películas en 2D como para imágenes en 3D. Por supuesto el sonido es otra de las características que diferencian este sistema de otros modelos de "cine en casa". utiliza un conjunto de siete altavoces con subwoofer para lograr el mismo efecto que en las salas comerciales.

Bien, vale. Basta de chachara. Todos queremos una, ¿no? Aquí es donde viene el problema. El precio de la instalación oscila entre el millón y los dos millones de dólares. Eso sí, tienes un servicio de atención al cliente 24 horas que promete solucionar cualquier problema en menos de cinco minutos. Las palomitas no están incluidas. [Imax vía Slashfilm]