Un nuevo estudio de epidemiología infantil asegura que tener una mascota en casa es beneficioso para el desarrollo de los niños, ayudando a evitar el desarrollo de alergias y de obesidad en el bebé. Los beneficios son tan significativos que comienzan cuando la madre aún no ha dado a luz al infante.

El estudio fue llevado a cabo por una experta en epidemiología pediátrica llamada Anita Kozyrskyj, de la Universidad de Alberta en Canadá. Después de estudiar a un total de 746 bebés y niños pequeños llegó a la conclusión de que los infantes contaban con niveles elevados de dos microbios (Ruminococcus y Oscillospira), los cuales se estima que reducen la probabilidad de que los bebés desarrollen alergias y obesidad a muy temprana edad.

Advertisement

Advertisement

De hecho, los datos de Kozyrsky aseguran que la prevención comienza desde el vientre de la madre, cuando todavía son fetos, por lo que el hecho de que la madre esté relacionada a mascotas durante su embarazo también era beneficioso.

Más de la mitad de los 746 infantes convivía con al menos una mascota. El 70% de estos bebés vivía con perros, mientras que el resto vivía, en su mayoría, con gatos.

Foto: Chris Carlson / AP Images.

Varios estudios en el pasado aseguran que convivir con mascotas ayuda a reducir el estrés y la ansiedad en los niños, además de ser de gran ayuda para niños con autismo. Esta vez, Kozyrskyj quiso demostrar que sus beneficios van más allá y ayudan a evitar que los niños pequeños sufran de alergias. Al convivir con perros y gatos los niños pueden desarrollar inmunidad a ciertos tipos de bacterias.

Sponsored

Kozyrskyj ya había realizado un estudio como este en el año 2013, consiguiendo resultados similares. No obstante, esa vez solo estudió a 24 infantes, mientras que esta vez más de 700 bebés fueron analizados. [Microbiome / Universidad de Alberta vía Live Science]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.