La compañía Tesla, pionera en la fabricación de vehículos eléctricos de lujo, está estudiando la posibilidad de crear coches capaces de circular de forma autónoma usando la tecnología que Google está desarrollando en sus laboratorios, aunque por ahora ve obstáculos para este tipo de productos.

Elon Musk, fundador de la empresa, ha reconocido a Bloomberg que está en negociaciones con el gigante de Mountain View para estudiar la posible integración de la tecnología de Google en los futuros coches eléctricos de la marca.

Advertisement

El problema, según Musk, es que todavía es una tecnología demasiado cara, en especial por los tipos de sensores que utiliza. Los coches tienen varios rádares y sistemas de visión que se encargan a de medir con precisión la distancia a otros coches y los objetos o edificios cercanos.

Musk cree que muchos de esos sensores podrían ser sustituidos por videocámaras y software especializado en el reconocimiento de formas. COn este sistema se podría conseguir un coche autónomo a menor precio.

Advertisement

El fundador de Tesla también reconoció que el nombre actual del coche de Google podría no ser el idoneo. Un coche que se "conduce solo" da una idea equivocada, dando a entender que podría tomar decisiones inesperadas. En su lugar, Musk prefiere referirse a ellos como coches "con piloto automático", un término conocido en la industria aeronáutica y naval y que tiene una probada experiencia. [Bloomberg]