El cosplayer Maul, disfrazado de Geralt de Rivia en Nueva York. Pronto una escena habitual en Texas.

¿Siempre has soñado con poder ir a hacer la compra acompañado de tu fiel alabarda? ¿Te parece injusto no poder correr portando la tizona del abuelo? ¿Has comprado un arnés para llevar katanas y ahora no te dejan sacarlo a la calle? Si alguna de tus respuestas es sí, Texas es tu lugar para vivir.

Texas acaba de aprobar una ley que permite a los ciudadanos pasearse por lugares públicos portando espadas o cualquier otra arma blanca de más de 5,5 pulgadas. Hasta ahora solo era posible llevar cuchillos de una longitud menor, lo que obviamente debía ser muy frustrante para los sufridos ciudadanos. La nueva ley entrará en vigor el 1 de septiembre.

La ley excluye de este derecho a los menores de 18 años a menos que vayan acompañados de sus padres. También especifica que no se podrán llevar espadas en hospitales, escuelas, iglesias ni establecimientos cuyos ingresos provengan en más del 51% de la venta de bebidas alcohólicas (más conocidos como bares).

Advertisement

El creador de esta nueva ley es John Frullo, representante del partido republicano en Texas. De hecho, iba a aprobarse en mayo, pero el asesinato de un estudiante texano con un cuchillo de caza hizo que se retrasara unos meses. Frullo ha defendido la ley diciendo que “No se debe criminalizar a personas que no tienen intención de cometer ningún tipo de crimen”. Actualmente ya hay otros dos estados en los que es legal pasearse con espadas por la calle: Montana y Oklahoma. [vía DailyWire]