Samuel L. Jackson contempla al imparable Tarzán en The Legend of Tarzan (Todas las imágenes: Warner Bros.)

Las películas necesitan del drama. Es un hecho. Sin importar el género o la temática, si siempre estás seguro de cual va a ser el resultado de la película, nada más importa. En The Legend of Tarzan no hay un solo momento en que ese resultado se ponga en duda. Nadie es superior a Tarzan, es como un Terminator imparable.

El problema es ese, que Tarzan siempre va a ganar, y los malos siempre van a a perder y a la audiencia, la que de verdad importa, no le va a sorprender lo más mínimo. Dirigida por David Yates, The Legend of Tarzan tiene ideas muy sólidas. Es una secuela a la mayoría de historias de Tarzan que ya conocemos así que todo el asunto de haber sido criado en la jungla, por simios... todo eso queda atrás. Ahora él es John Clayton, un caballero inglés muy respetable que se ve arrestrado de nuevo a su hogar en el Congo. Allí, tiene que luchar por el país que ama, que está en peligro de ser esclavizado por un rey tirano.

Skarsgård y Jackson después de enterarse del argumento de The Legend of Tarzan.

Con todo, esta película sobre un personaje ya de por sí irónico está tratando de evitar que un país entero sufra la esclavitud, es tremendamente aburrida. Gran parte de se aburrimiento nace de esa invencibilidad en torno a Tarzán, el resto viene de una historia inconexa y la falta de espíritu de aventura.

Advertisement

Advertisement

Hay varias historias en The Legend of Tarzan, y ninguna es interesante. Lo primero es la historia principal, aquella con Tarzán (Alexander Skarsgård) y Jane (Margot Robbie) volviendo a África. Ahí está el plan del villano Leon Rom (Christoph Waltz) que atrae de nuevo a Tarzán a la jungla, así como los flasbacks, que llenan algunos de los huecos en el pasado del protagonista. En teoría, estas tres partes deberían rellenar toda la película y hacer que encajase armoniosamente, pero no lo consiguen. Una vez Jane es secuestrada por Rom, ver a todos esos personajes juntos se siente significativamente menos interesantes que ver a Tarzán simplemente siendo... Tarzan. Acabas por desear que algunas escenas acaben antes solo para ver cómo se resuelven las anteriores.

Christoph Waltz hace de... Christoph Waltz en The Legend of Tarzan.

El problema, aparte del más obvio que es no disfrutar de una parte fundamental de la película, es que toda es aventura de Tarzán dando brincos y saltando por precipicios agarrado a una liana, luchando como un simio al final se queda en nada. En muchas de esas escenas, simplemente lucha como un humano normal. Y el personaje de Samuel L. Jackson, George Washington Williams, siempre ancla a Tarzán al mundo real. Puede parecer una buena idea, pero es en realidad su peor fallo, debería ser más fantástica, no tan innecesariamente realista.

En cualquier caso, Tarzán es simplemente demasiado para cualquiera. Ninguno de los esclavos parece realmente asustado. Jane, incluso cuando es secuestrada, no parece muy atemorizada y Williams se pasea por los escenarios con la misma actitud. No haces más que esperar que haya un balance entre Tarzán y la tarea que tiene entre manos. Pero nunca llega. Él es mejor, superior, que todos los demás. Cabría esperar que después de 8 años alejado de la jungla se haya oxidad un poco, pero no, no hay nada que no pueda resolver con un buen puñetazo.

Margot Robbie parece la única actriz en The Legend of Tarzan que se divierte un poco.

Con la excepción de la Jane de Margot Robbie, pocas actuaciones en la película merecen realmente la pena. La elección de Skarsgård de hacer un Tarzán concentrado e introvertido funciona, pero también le quita humanidad. Las actuaciones de L. Jackson, Waltz e incluso Djimon Hounsou son básicamente rutinarias y les hemos visto mil veces en ese papel, esta vez con menos entusiasmos.

Sponsored

The Legend of Tarzan coge a un gran personaje, con una gran puesta en escena y lo hunde en el aburrimiento. Hay demasiado en la película que arrastra, decepciona y aburre. No hay drama, el humor escasea y la acción es tibia. Lo más impresionante sobre The Legend of Tarzan es, de hecho, lo poco impresionante que es.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.