Si hay algo que destaca de los videojuegos independientes (o indie) es cómo van más allá de lo tradicional y exploran conceptos diferentes y únicos. The Witness es otro gran ejemplo de esto: es un juego de rompecabezas en un mundo enorme y fascinante lleno de misterios que cuesta comprender, y debes jugarlo.

La primera impresión que tuve al jugar The Witness es que me encontraba perdido, literalmente perdido, en un mundo hermoso. El juego te “lanza” en un mundo enorme sin saber qué hacer, sin ningún diálogo ni tutorial. Nada. Simplemente debes explorarlo y poco a poco ir descubriendo sus misterios.

Advertisement

Advertisement

El título hace uso de una cantidad enorme de rompecabezas que te mantendrán ocupado por varias docenas de horas, mientras exploras toda esa isla extraña en la que te encuentras. Lo más interesante es que en realidad no tienes ni idea de qué es lo que pasa, por qué estás allí o por qué estás resolviendo estos rompecabezas. Simplemente te sientes en la obligación de ir avanzando hacia cualquier dirección en busca de pistas, ayuda o algo de información.

The Witness atrapa al aprovecharse de nuestra curiosidad por conocer qué diablos está pasando. Eso, además de que logra desesperar en muchas ocasiones, esas cuando los rompecabezas son muy difíciles de resolver y no puedes pedir ayuda a nadie. Es el nuevo juego de un desarrollador llamado Jonathan Blow (creador del conocido Braid), y está disponible para PC y PlayStation 4 por 39 dólares.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)