Tidal se lanzaba hace unas semanas envuelto en una dudosa nube de hype. Jay-Z, Beyoncé y otros artistas querían crear un rival digno para Spotify. Las primeras impresiones fueron desastrosas, las que vinieron después fueron aún peor. ¿El resultado? La mejor publicidad gratuita para Spotify y Pandora.

La aplicación llegó a colocarse en el top 10 de la App Store americana el 5 de abril, unos días después del lanzamiento. Desde entonces, y sin embargo, ha ido bajando sin frenos hasta ocupar un remoto puesto 872 en el ranking global y un discreto pero igualmente pobre número 51 si hablamos de la categoría de música. En otras tiendas, como la española o la mexicana, nunca llegó a superar el top 50.

Imagen: AppAnnie

Mientras tanto, dos de sus principales rivales, Pandora y Spotify alcanzaban el pasado 20 de abril el número 3 y el número 4 respectivamente en la app store americana por volumen de ingresos, la primera vez que ocurría en la historia de ambas aplicaciones. Beats Music, ahora propiedad de Apple, llegaba a un digno puesto número 20. Tras el catastrófico lanzamiento el CEO de la compañía dejaba su puesto hace unos días.

Advertisement

La relación entre el particular descenso a los infiernos de Tidal y el resurgir glorioso de sus competidores no puede trazarse de manera directa, pero viendo como coinciden la mayoría de fechas parece que lo que han conseguido Jay-Z y compañía, aparte de un servicio mediocre y palabras demasiado grandes para hechos muy pobres, es justo el efecto contrario.

Algunos artistas, como Death Cab for Cutie o Mumford&Sons criticaron también la cuestionable intención de remunerar mejor a los artistas y la utilidad real del servicio frente a lo que ya hay (desde hace años). ¿El resultado? Tidal probablemente acabe muriendo de manera lenta pero segura y Jay-Z habrá aprendido que, quizá, la mejor manera de hacer crecer un producto no es desacreditando el de tu rival. Kanye West, compañero de aventuras, está borrando todos sus tweets que mencionan a Tidal. El karma, dicen. [vía BGR, TechRadar, The Guardian]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)