Imagen: Dermquest

Muchos de nosotros no le damos mucha importancia a las uñas. Las tenemos y se tienen que cortar y mantener de vez en cuando. Aunque no les demos mucha importancia, las uñas pueden ser una reflexión de nuestra salud e informarnos de si tenemos problemas de corazón, malnutrición, problemas de hígado o hongos.

El estado de las uñas que se considera normal puede en realidad darnos una pista sobre lo que está pasando en nuestro cuerpo. Lo siguiente es una pequeña guía sobre síntomas comunes y anormales en las uñas. Si reconoces algunos de ellos, puede ser hora de ir a la consulta.

1. Uñas amarillas

Imagen: Emsilog

Tener uñas de color amarillo puede ser un estado común para personas que se pintan las uñas. El color amarillo también puede deberse a fumar. Sin embargo, uñas así pueden también indicar una infección fúngica.

2. Uñas secas, frágiles o rotas

¿A quién no se le ha roto una uña? Romperse una puede ser normal, pero puede indicar algo más serio. También se puede deber a lavarse mucho las manos o tenerlas en agua mucho tiempo en general. Personas que usan quitaesmalte son más propensos a tener las uñas secas o rotas.

Por otro lado, este tipo de uñas también refleja enfermedades de tiroides e infecciones fúngicas. Si tienes las uñas frágiles, puede deberse a una deficiencia de vitamina A o C.

3. Uñas con un tinte azul

Uñas con un tinte azul (que no has pintado) pueden ser preocupantes. Puede significar que el cuerpo no está recibiendo suficiente oxígeno e indicar una enfermedad en los pulmones, tal como el enfisema pulmonar. También puede ser una señal de problemas de corazón.

4. Uñas mordidas

Esto es algo con lo que todos estamos familiarizados. Puede ser una costumbre viciosa que quieres dejar, pero también puede ser una enfermedad médica. Comerse mucho las uñas es una señal de ansiedad persistente. Una persona que sufre ansiedad puede mejorar con tratamiento. Otra posibilidad es que la persona tenga un trastorno obsesivo compulsivo.

5. Curvatura de las uñas

Imagen: Medicine CF

Otra cosa que debes vigilar es la curvatura de las uñas. Algunos experimentan el agrandamiento de los dedos de las manos y de los pies. Esto se llama acropaquia y también involucra el engrosamiento del tejido debajo de la uña y la curvatura exagerada de esta. Aunque puede ser hereditario, también indica enfermedades en los pulmones, cardiovasculares o SIDA.

6. Uñas en forma de cuchara

Imagen: Dermquest

Las uñas pueden adquirir la forma de una cuchara, donde parecen más hundidas en el centro que en los bordes. El hundimiento normalmente es de tal profundidad que se puede retener una gota de agua. Si tienes las uñas así, puede significar que tienes anemia por deficiencia de hierro o una condición del hígado llamada hemocromatosis, que tu cuerpo está absorbiendo demasiado hierro de tus alimentos.

7. Hendiduras en las uñas

Imagen: Tebme

Otra anormalidad son las hendiduras en las uñas. Esto ocurre si el crecimiento debajo de la cutícula se interrumpe debido a una lesión o una enfermedad. Las enfermedades asociadas con esta anormalidad son la diabetes incontrolada o enfermedades que tienen síntomas de fiebre alta, como la neumonía o el sarampión.

8. Uñas separadas de los laterales

Imagen: Dermquest

Finalmente, algunos pueden experimentar uñas que se separan del lecho por ambos lados. La parte separada suele cambiar de color, pasando a ser amarillo, blanco o verde. Algunas veces, esto ocurre porque la persona ha sufrido un accidente que le separa la uña o porque ha tenido una reacción alérgica a un producto. En otras ocasiones, puede tratarse de enfermedad tiroidea o soriasis.

Advertisement

Advertisement

No todas las anormalidades descritas aquí son causa de preocupación. Algunos pueden tener estos síntomas y ser perfectamente sanos. Además, un cambio en las uñas casi nunca es el primer síntoma de una enfermedad grave. Si algo de verdad no está bien, experimentarías otros síntomas. No obstante, si tienes alguna duda, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu médico.