¿Por qué no todos los pelirrojos tienen pecas? No lo sabemos. Imagen: Avemario / Shutterstock

Nadie nace con pecas. Aparecen en algunas personas cuando exponen su piel a la luz del sol y desaparecen si dejan de hacerlo. Sabemos qué son y por qué ocurren, pero los genetistas todavía no tienen del todo claro qué es lo que determina que ciertas personas tengan pecas y otras no.

Las pecas o efélides son pequeñas manchas causadas por una mayor concentración de melanina, el pigmento que da color a la piel, a los ojos y al pelo. La melanina dérmica es producida por los melanocitos, células de la piel que actúan como un protector solar natural. Los melanocitos transforman el aminoácido tirosina en pequeñas moléculas de melanina, las cuales oscurecen nuestra piel para protegernos contra los rayos ultravioleta del sol. Las pecas aparecen cuando las moléculas de melanina se concentran en pequeñas áreas que se vuelven oscuras con la exposición al sol.

Advertisement

Esto nos permite diferenciar entre pecas y lentigos. Los lentigos solares son otro tipo de manchas en la piel (redondas y bien diferenciadas) que aparecen con la vejez y se producen por un aumento del número de melanocitos en algunas áreas: no cambian mucho con la exposición al sol. Las pecas, en cambio, tienen un número normal de melanocitos pero un aumento de la cantidad de melanina. Las personas que no tienen pecas ni lentigos producen melanina uniformemente a lo largo y ancho de la piel.

Sabemos que existe una predisposición genética a tener pecas. Las pecas están relacionadas con una variante en el gen MC1R. Este gen da instrucciones a las células para producir una proteína específica que está involucrada en la creación de melanina. Nuestro organismo fabrica dos tipos de melanina: la eumelanina y la feomelanina. Si el gen MC1R funciona correctamente, el cuerpo produce más eumelanina (que da como resultado un pelo y una piel más oscuras); si el gen no funciona bien —y esto es un decir—, el cuerpo produce más feomelanina (lo que hace que la gente tenga la piel más clara, el cabello rubio o pelirrojo y pecas).

Por eso la mayoría de las personas que tienen pecas son de piel blanca y cabello claro, con especial propensión entre los pelirrojos. Pero no todos los pelirrojos tienen pecas y no todas las personas con pecas son pelirrojas. Esto es porque el pelo rojo es un rasgo recesivo y las pecas son dominantes. Y aquí es donde los científicos dejan de tener las cosas tan claras: si el gen MC1R es lo que determina que una persona sea pelirroja y tenga pecas, ¿por qué puede ocurrir una cosa o la otra indistintamente? Todavía no estamos seguros de cómo funciona.

Los genetistas creen que puede haber otros genes involucrados en el proceso. Se sospecha que es el número de copias del gen MC1R lo que determina la combinación de rasgos. Todos tenemos dos copias de la mayoría de nuestros genes, así que algunas personas podrían tener una combinación de versiones del gen MC1R que funcionan bien y mal, por lo que pueden ser pelirrojos sin pecas y pecosos sin pelo rojo. Nos queda mucho camino por recorrer para entender cómo se combinan todos nuestros genes para determinar los miles de rasgos que nos diferencian. [SciShow vía Motherboard]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.