Para muchas personas el simple hecho de escuchar el flujo del agua de un lavamanos, una cascada o un río en la distancia hace que le den ganas de orinar. Esto se debe a un fenómeno psicológico llamado “respuesta condicionada” que relaciona el efecto de un sentido (audio, olfato, vista, etc) sobre una acción fisiológica tan básica para nosotros como orinar.

Los chicos del canal de YouTube SciShow nos explican cómo todo tiene que ver con el poder de la sugestión sobre el ser humano (o incluso cualquier animal). A todos desde niños se nos enseña a orinar y hacer nuestras necesidades en el baño, el cual está lleno de sonidos relacionados al agua. El flujo del agua en el lavamanos, el váter (inodoro, retrete o poceta) al bajar y la ducha... Todos estos sonidos tienen que ver con el agua y nos recuerdan las actividades que realizamos en el baño.

Advertisement

Así, el sonido del agua lo relacionamos en nuestro subconsciente directamente con el placer que se siente al liberar la vejiga, o mejor dicho, a orinar. Por lo que para muchos simplemente con escuchar el flujo del agua, la lluvia o ver agua fluir por una cascada o río, tiene como respuesta condicionada la sensación de que es momento de ir al baño y orinar. Es algo tan efectivo que los doctores han usado este sonido como parte de la terapia de recuperación en pacientes que se operaron la próstata.

Todo tiene que ver con la mente y la psicología. Y si después de leer esto y recordar cómo suena el flujo del agua te dan ganas de ir al baño, te pedimos disculpas. [vía SciShow]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.