Nos encantó Star Wars: The Force Awakens. Las cosas que funcionan en la película son mucho más importantes que las cosas que no. Dicho esto, hay varios temas que no acabaron de funcionar. Lo explicamos.

Ahora que el Episodio VII se ha convertido en la película número 1 de todos los tiempos en Estados Unidos (sin tener en cuenta la inflación), es buen momento para ser honestos sobre ella. En nuestro primer análisis dejábamos entrever que hubo algunos fallos en la película, pero no quisimos entrar en detalle hasta que todos tuvieran la oportunidad de verla y rumiarla. Así que ahí va.

Advertisement

Advertisement

Advertencia: spoilers de la trama a continuación.

(Y una vez más, nos encantó la película, incluso más en el segundo visionado que la primera vez. Pero sí, tiene sus cosas)

Generala Organa

El problema más grande es Leia. Incluso en una película en la que Luke Skywalker sale menos de un minuto en pantalla, Leia está especialmente marginada. Hasta tal punto que me pregunto si cortaron gran parte de su material a último momento. (La escena en la que abraza a Rey, con quien nunca había hablado, y hace caso omiso de Chewbacca me hace creer que en esa idea).

Leia tiene un puñado de líneas en The Force Awakens dirigidas con sarcasmo a su ex, Han Solo, pero es tan solo una reacción estoica al reencuentro. Lo que piensa de que su hermano haya huido dejando la galaxia a su suerte nunca lo averiguaremos.

Sponsored

Lo peor de todo es que Han Solo y Leia tienen un par de escenas que son como el resumen de una pareja que habla sobre su relación. Es algo que he visto bastante en las películas últimamente: la escena en la que dos personas hablan de sus sentimientos, pero solo están resumiendo la lista. La mayor conversación Han-Leia es en parte para exponernos detalles sobre Bob y en parte una sinopsis de la relación rápida y en la frente. En ningún momento se ven como dos personas que alguna vez se amaron, tuvieron un hijo juntos y no se han visto en años.

Esto es importante porque Leia es un personaje genial por derecho propio, y verla como generala fue una de las cosas que nos vendieron la película. También es importante porque la relación Leia-Han fue el núcleo emocional de la trilogía original, así que queda raro que aquí tenga tan poca atención.

El hecho de que Leia se quedara marginada debilita un poco la energía del clímax de la película. No mucho, pero algo así. La escena en la que Han Solo va a enfrentarse a su hijo Kylo Ren funciona en términos propios porque ya habíamos visto lo suficiente a Han y Kylo durante la película para conseguir ver que Han se ha convertido en un triste reflejo de lo que solía ser y Kylo está luchando contra sus sentimientos hacia su padre. Pero Leia es la que envía a Han a hablar con Kylo, y gran parte de sus escenas nos venden la idea de que el padre de Kylo Ren (y no su madre) es el único que puede llegar hasta él. Leia sabe que probablemente envía a Han Solo a su muerte (o al menos que es probable que eso suceda); si las escenas en las que se lo pide tuvieran más peso, habrían añadido más poder al encuentro Han-Kylo.

La Base Starkiller

Leia, por su condición de líder de la Resistencia, también participa en otro de los momentos en los que la película se queda corta: la parte de la Base Starkiller. A estas alturas de la película me he involucrado tanto en la historia de Rey, Finn y Kylo que no importa mucho que la culminación en la Base Starkiller sea olvidable. Pero es que no tiene ningún peso en la película.

Cuando destruyen la Nueva República es prácticamente la primera vez que oímos hablar de la Nueva República en la película. El discurso del general Hux, sin contexto ni preámbulo, es lo menos convincente y aleatorio de la película. Estoy esperando a que saquen montajes suyos gritando sobre lo injusto que es pagar tickets de aparcamiento y de cuando el Burger King se olvidó de ponerle los aros de cebolla porque, maldita sea, es un general y los aros de cebolla son una prerrogativa de su rango.

Advertisement

Advertisement

Me dio igual la Base Starkiller. En ningún momento temí que fueran a destruir el búnker en el que Leia y sus amigos están antrincherados —y aparentemente ellos tampoco, porque no intentan evacuarlo ni nada. La misión de destruir la Base Starkiller es demasiado sencilla y al grano. Ken Leung, el de Lost, señala uno de los componentes vulnerables que tiene la base y Finn sabe exactamente lo que quiere decir y dónde está, y tiene el tamaño de una ciudad entera.

Y la misión sale más o menos sin inconvenientes, mientras que la destrucción de ambas Estrellas de la Muerte en la trilogía original fueron desastres absolutos salvados por un milagro en el último minuto. Tienen incluso al almirante Ackbar ahí en la sala, así que probablemente recuerden lo que es una trampa.

Cuando la Base Starkiller explotó no sentí nada. (Al contrario que con la amenazante arma de Nero en la primera Star Trek de J. J. Abrams, porque la vemos destruir Vulcan, un lugar con el que tenemos una conexión, en el que pasamos un tiempo durante la película).

Maz Kanata

Después está Maz Kanata, ese alien sensible a la Fuerza que es pirata, camarera y básicamente Guinan de Star Trek: The Next Generation. Sabemos que Maz tenía un papel más importante en la película en un principio, pero parece que no sabían qué hacer con ella después de que su bar quedara destruido. En realidad se siente como que no supieran qué hacer con ella en general.

Maz se siente en realidad como si no fuera un personaje elemental para la saga. Ella está allí lista para ayudar a nuestros héroes, ofrecerles algo de sabiduría y aclararle a Rey que tiene que aceptar su destino al entregarle el sable láser de Anakin. Ella es el personaje que menos recordaremos en unos años de la película, aunque no dejó de llamarme la atención el hecho de que tuviera una estatua gigante de ella misma afuera del bar. Claramente ella simpatiza con la Resistencia, dado que su discurso más importante trata acerca de cómo Han Solo debería dejar de huir y unirse a la batalla, pero ella no está participando directamente en la lucha, y seguramente está al tanto de que su bar está lleno de simpatizantes de la Primera Orden, y no le importa.

Parte del problema con Maz es que ella es la “Yoda” de esta película, pero a su vez también es la nueva “Lando Calrissian”. Ella es al mismo tiempo esa maestra sabía que está de parte de la justicia, y ese personaje rebelde y de moral gris que no quiere escoger un lado en la lucha, supongo. Ella cumple con varios estereotipos a la vez, pero ninguno de ellos nos marca de alguna forma.

La Fuerza

Y esto nos lleva a otro problema con The Force Awakens. Aún y cuando la Fuerza está presente en el título de la película, y en ella nos dicen algunas veces que la Fuerza está regresando después de un período de quietud, en realidad nunca llegamos a sentir la Fuerza en el film.

Advertisement

Advertisement

Lo que quiero decir es que no llego a sentir ese misticismo y magia que está relacionado a la Fuerza, como lo sentí en Empire Strikes Back o en A New Hope, por ejemplo. Y la mayoría de esto se debe a que Maz Kanata es la versión de Yoda u Obi-Wan en esta película, y ella es un personaje muy vacío.

Sí creo que Rey se hace cada vez más poderosa con la Fuerza, porque claramente ella tiene una especie de habilidad innata, lo que demuestra en cada uno de sus encuentros con Kylo Ren. Mi problema con la Fuerza en esta película no tiene que ver con ser incrédula con esta clase de temas, o no encontrarle lógica. Sin embargo, nunca experimenté ningún momento que me dejara sorprendida y con la boca abierta, que estuviera relacionado al lado espiritual de Star Wars, a esa misteriosa energía que une a todos los seres vivos.

Y esto también podría estar relacionado a la banda sonora compuesta por John Williams, la cual es genial, pero no tiene nadad e esa magia o sentimiento de maravilla que estaba tan presente en las primeras dos películas.

Y por eso espero que Rian Johnson encuentre la manera de hacer a Episodio VIIImucho más mágica y mística, una vez que Luke Skywalker abra la boca y diga alguna palabra.

Capitán Phasma

Hay un tercer personaje femenino que le falta mucha fuerza en esta película. Pero no creo que eso sea culpa de The Force Awakens. Capitán Phasma es la oficial superior de Film, y claramente fue creada para ser un personaje menor en esta película que solamente iba a aparecer en un par de escenas, y que después Finn se iba a rebelar ante ella y lgorar una de las escenas más divertidas al mencionar que la arrojarían a un triturador de basura (al estilo de la trilogía original).

Advertisement

Pero entonces decidieron contratar para este papel a Gwendoline Christie (Brienne de Tarth en Juego de Tronos), y anunciaron que sería un “personaje importante de reparto”, y Christie hizo muchas conferencias de prensas sobre esta película.

Entonces es muy extraño que después la hayamos visto simplemente como una versión un poco más importante de “un Stormtrooper aleatorio que es obligado a desactivar el campo de fuerza de la base enemiga”, un papel sin nada de importancia que podía haber hecho cualquiera. De cualquier forma, se supone que veremos su regreso en Episodio VIII, y que allí tendrá un papel mucho más importante en la trama como villana. O al menos eso esperamos.

Otras cosas

Y hay algunos otros problemas. El Líder Supremo Snoke es otro personaje que se siente con poco peso o importancia, otro personaje hecho a ordenador con un “look de villano” genérico, e inclusive el Vaticano piensa que Snoke podría haber sido un villano más convincente. Pero por supuesto él no tenía que ser el protagonista en esta película sino un personaje de fondo, algo así como el Emperador en A New Hope, y tiene muchas oportunidades de brillar en las siguientes dos películas.

También hay algunos casos de edición pobre en la película, que parecen ser el resultado de haber eliminado escenas a última hora, como el hecho de que los chicos de la película de artes marciales The Raid están en la película, básicamente para nada.

Advertisement

Advertisement

Y como ya es común en las películas de J.J. Abrams, algunas de las cosas más importantes de la trama no son explicadas en la película, y deberían serla.Teníamos muchas preguntas después de ver la película y en algunos casos la respuesta se encuentra fácilmente al buscar en Internet (como el origen de ese Stormtrooper). Pero otras como por qué se encendió de repente R2-D2, o por qué Luke no quería ser encontrado pero aún así dejó un mapa para encontrarlo, son algunos datos que deberían habernos dado en la película de alguna forma. El hecho de que Poe decidiera no ir a buscar a BB-8 en Jakku (que tenía información crucial de la ubicación de Luke) sino que decidió irse del planeta, también es extraño.

Y finalmente, está el hecho de que The Force Awakens se asemeja demasiado a la fórmula que siguió A New Hope. Documentos secretos escondidos en un androide en un planeta desértico, un escape en el Halcón Milenario, encontrar a un mentor que más tarde moriría, un arma gigantesca que puede destruir planetas y que al final de todo explota, entre otras cosas. Aunque eso en lo personal no me molestó mucho, porque siempre tuvimos claro que la película sería, de alguna forma, un reinicio y se parecería a la vieja trilogía, una especie de “grandes éxitos de Star Wars”.

Para concluir, como dije al principio de estas líneas, las cosas que The Force Awakens hace bien son muchísimo más importantes que las que hace mal. En particular, logra que te intereses por los nuevos personajes, tanto como llegaste a querer alguna vez a Han Solo o Luke Skywalker.

Advertisement

Reportaje adicional por Germain Lussier.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)