En la IFA 2015, Intel ha dado más detalles sobre Skylake, su próxima generación de procesadores. Son nuevos, son brillantes y son mejores, pero también llegan con un montón de características que es necesario ordenar y explicar de manera sencilla. Este es el resultado.

Cuatro series: Y, U, H y S

Skylake se divide a su vez en 4 series, 4 pequeñas sublimabais. Cada una de ellas está encaminada hacia unos usos muy concretos. Son la serie Y, la U, la H y la S, aunque en la imagen solo aparecen las 3 primeras. Están ordenadas según su potencia así que los Y son para tabletas y los S para sobremesas.

Para qué sirve cada una

  • Y: son los antiguos Core M, una familia un tanto maltrecha que llevan algunos equipos como el nuevo MacBook y que ha sido bastante criticada por su rendimiento. Los nuevos procesadores aquí se llamaba Core M3, Core M5 y Core M7 y básicamente son lo mismo pero más eficientes, hasta un 40% según Intel. Dan 10 horas de autonomía. Not bad.
  • U: Para portátiles ultrabooks, en esencia. Soportan memorias RAM DDR4 y además pueden llevar o bien una GPU más modestita o llegar hasta las integradas Iris de gama alta, que pueden ejecutar juegos con ajustes bastante aceptables
  • Serie H: Son Intel Xeon. Hay dos nuevos modelos con una GPU integrada bien potente. Están pensados para workstations en portátiles bien potentes.
  • Serie S: para sobremesas, y con posibilidades de overclocking. Si quieres potencia, aquí se encuentra (hasta unos 91W).

Qué puedes hacer con cada una

Detrás de algo tan críptico como Core i7-6920HQ hay en realidad información con sentido. Para desentrañarla, sólo hay que coger un procesador que sea Core i3, i5 o i7, si el siguiente número empieza por 6 (como es el caso, estamos ante un Skylake). Además

  • Y, U, H o S: Indica la serie. En este caso es un H.
  • Q: Cuatro núcleos. (de Quad Core)
  • El seguno dígito los ordena, un Core i5-6300U es 100 Mhz más rápido que un Core i5-6200U.
  • Generalmente, un 6 o un 5 en el tercer dígito (Core i5-6260U, por ejemplo), indica que lleva una gráfica Iris más potente, con un procesador de 9,5-15W.
  • Si es un 7 (Core i5-6287U, por ejemplo) todavía más.

Cosas nuevas y futuristas

En cuanto a lo que es “nuevo” como tal, y por tanto más sorprendente y llamativo, los Skylake llegan con alguna tecnología interesante bajo el brazo. Podremos utilizar el comando “Cortana, despierta” para encender el equipo como ocurre con la Xbox One, por ejemplo, o podemos utilizar una cámara RealSense de Intel para loguearnos en el sistema utilizando solo la mirada gracias a la nueva funcionalidad que incluye Windows 10.

Advertisement

Por último, también con compatibles con WiGig que en esencia permite conectar el portátil a un monitor externo de manera inalámbrica, como puede verse en la imagen.

¿Merece la pena dar el salto?

Depende. Bastante. La realidad es que a menudo Intel suele comparar las prestaciones de los nuevos procesadores contra equipos de hace 3, 4 o 5 años. Aunque tiene sus dosis de markéting, también esconde algo de sentido: si hace un año o un par te compraste un portátil, un híbrido o un sobremesa que sigue funcionando perfectamente, dar el salto a Skylake te compensará obviamente pero de manera mucho más puntual.

Advertisement

Si tienes un equipo viejo que empieza a rascar aquí y allá puede ser la ocasión perfecta para o bien irle echando un ojo a los equipos que ya tienen Skylake en el mercado o bien a los que están por salir o, en última instancia, ajustar un poco el presupuesto y cogerse algo con Broadwell, la generación anterior, que tras la salida de Skylake es probable que sea objeto de rebajas en el precio.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)