Sus suscriptores continúan cayendo en picado (ha perdido un millón y medio en los últimos meses) pero a World of Warcraft todavía parece quedarle cuerda para rato. La última expansión del juego, Legion, trae varias novedades como la posibilidad de llegar a nivel 110, nuevas armas y una nueva clase: Demon Hunter.

La expansión llega sólo unos meses después de Warlords of Draenor, lanzada en noviembre del año pasado y en lo que parece ser un intento de Blizzard de acelerar el ciclo de novedades y lanzamientos en torno al juego para mantener a la base de jugadores activa.

¿Qué hay de nuevo?

En Legion no parece haber nada especialmente nuevo o radicalmente distinto, como ocurría con los garrisons de Warlords of Draenor y en su lugar se han mejorado y ampliado algunas de las antiguas características:

  • Nuevo límite de nivel: hasta 110.
  • Nueva clase: Demon Hunters, basados en Illidan.
  • Nuevo continente: Las Islas Rotas (The Broken Isles)
  • Nuevas mazmorras y raids.
  • Nuevo sistema de honor para PvP.
  • Nuevo sistema de honor
  • Nuevas armas: nuevas artifact weapons que permitirán mejorar las armas legendarias. Dos de las que ya conocemos son Ashbringer y Doomhammer, dos clásicos.
  • Daloran, la ciudad flotante que apareció con World of Warcraft: Wrath of the Lich King se reubicará en el nuevo continente de Broken Isles.

Antes de que se lance la expansión, para la que de momento no hay fecha definitiva, los jugadores podrán enfrentarse a oleadas de demonios en Tomb of Sargeras. Si en Draenor se subían automáticamente todos los personajes al 90, aquí será al 100. [vía World of Warcraft]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)