Los responsables de CinemaSins suelen condensar los errores de una película en descacharrantes vídeos de unos seis minutos. En el caso de Pacific Rim han necesitado nueve. La abundancia de metraje en esta ocasión ya nos da una idea de que los fallos e incoherencias del último film de Guillermo del Toro no son pocos.

Pacific Rim es muchas cosas, pero desde luego no es una película científicamente rigurosa o respetuosa con cualquier idea de la física o la biología. Eliminar a unos monstruos gigantes a base de puñetazos de robot gigante no parece la mejor idea ya de partida, pero no se puede hacer una tortilla cinematográfica de este tipo sin romper algunos huevos. [CinemaSins]