Una nueva técnica de imagen ha permitido trazar con mayor claridad las conexiones del cerebro humano. Científicos de la Universidad de Pennsylvania han utilizado esa técnica para estudiar las diferencias morfológicas entre el cerebro de hombres y mujeres.

No es que el cerebro tenga conexiones como si fueran cables, pero sí que tiene zonas que cuentan con una mejor comunicación entre ellas. El estudio ha analizado estas superconexiones en casi mil personas de entre 8 y 22 años.

Advertisement

El resultado es que las conexiones de hombres y mujeres son claramente distintas. Los hombres muestran conexiones más intensas de delante hacia atrás, o sea, dentro del mismo hemisferio cerebral, mientras que las mujeres tienen conexiones más fuertes de lado a lado, o sea, entre ambos hemisferios.

A priori, esta distribución de la conectividad parece avalar el hecho de que los hombres tengan una predisposición natural a realizar mejor tareas únicas y sean más hábiles en tareas de coordinación sensorial y percepción espacial. El cerebro de la mujer, por contra, parece mejor pensado para tareas de organización, lenguaje, liderazgo y realización de múltiples tareas simultáneamente.

Advertisement

Los propios investigadores se han sorprendido de lo bien que se ajustan las conexiones a los chascarrillos tópicos más populares sobre la manera de pensar de hombres y mujeres. Por supuesto, el hecho de que las conexiones tengan esta morfología no significa nada más allá de una predisposición natural. Los investigadores también han constatado que las conexiones cambian y se refuerzan a medida que la persona crece y en función de su actividad cerebral. El aspecto más destacado es, de hecho, que exista una adaptación colaborativa natural entre ambos sexos.

Por otro lado, el cerebro humano es demasiado complejo como para sacar conclusiones de carácter cognitivo solo a partir de un mapa de conexiones. Tópicos aparte, el estudio sí será de especial utilidad para ayudar en la investigación de enfermedades neurológicas que sí afectan de distinta manera a hombres y mujeres. [PNAS]

Foto: Academia Nacional de Ciencias / nibib.nih.gov