Imagen: AP

Donald Trump madrugó esta mañana dispuesto a ganarse un poderoso enemigo: Jeff Bezos. “Amazon les está haciendo un daño tremendo a los vendedores que pagan sus impuestos”, tuiteó el presidente a las 6 am de Washington. “Pueblos, ciudades y estados están siendo dañados. Se están perdiendo muchos empleos”.

Las acciones de Amazon cayeron un 0,9% en Wall Street tras los comentarios, a pesar de que Trump no aportase ningún dato para justificar lo que escribía. El ataque se produjo apenas una semana después de que el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, visitara la sede de Amazon en Seattle. El propio Jeff Bezos —CEO de la compañía— había tuiteado que fue un placer recibirlo:

Además del tercer hombre más ricos del planeta, Bezos es uno de los mayores terratenientes de Estados Unidos y el dueño del Washington Post, uno de los medios de comunicación que se han visto envueltos en la batalla del presidente contra la prensa. “El #AmazonWashingtonPost, también conocido como el guardián de que Amazon no pague sus impuestos de Internet (que es lo que debería hacer), es FAKE NEWS”, había escrito Trump en enero de 2017.

Amazon tiene 180.000 empleados distribuidos por los Estados Unidos y se ha comprometido recientemente a crear otros 100.000 puestos de trabajo de aquí a mediados de 2018. Además, la compañía asegura en su web que paga impuestos de ventas en Washington D.C. y en los 45 estados que tienen dicha tasa. Sin embargo, su espectacular crecimiento ha cambiado drásticamente el mercado minorista, y su reciente decisión de comprar la cadena de alimentación Whole Foods ha sido vista con recelo por el sector. [Reuters vía El País]