Foto: AP Images

Durante su campaña electoral, Trump prometió prohibir completamente la entrada a personas musulmanas en Estados Unidos, y todo indica que se ha propuesto cumplirlo. El presidente de Estados Unidos ha pedido endurecer al máximo el veto a los ciudadanos provenientes de países árabes.

En su habitual tono iracundo, Trump ha publicado una serie de tuits en el que critica al Departamento de Justicia de su propio país por suavizar la prohibición de viajar a las personas provenientes de Sudán, Siria, Irán, Libia, Somalia y Yemen.

Gente, los juristas y los tribunales lo pueden llamar como quieran, pero yo lo llamo como lo que es y lo que necesitamos: una PROHIBICIÓN DE VIAJAR.

El Departamento de Justicia debería haberse ceñido a la prohibición de viajar original, no enviar una versión aguada y políticamente correcta al Tribunal Supremo.

El Departamento de Justicia debería solicitar una audiencia lo más rápida posible de la versión actual de la prohibición de viajar ante el Tribunal Supremo y preparar una versión mucho más dura.

En cualquier caso, lo que hacemos es aplicar una PROHIBICIÓN EXTREMA de entrada de viajeros a Estados Unidos para mantener nuestro país seguro. Los tribunales son lentos y están politizados.

Hasta ahora, los propios miembros de la administración de Trump habían tratado de evitar la expresión prohibición de viajar (travel ban). Las declaraciones del presidente de Estados Unidos tienen lugar pocos días después de los recientes atentados en Manchester y Londres. La ley que dará vía libre a esta prohibición de viajar lleva en manos de los tribunales desde marzo. [vía Financial Times]

Advertisement