Imagen: Getty

Donald Trump se ha reunido esta mañana con los grandes fabricantes de automóviles para hablar, entre otras cosas, de leyes medioambientales. El presidente de Estados Unidos ha afirmado que “el ecologismo está fuera de control” y ha prometido reducir la regulación para ayudar a las empresas.

Entre los asistentes al desayuno se encontraban el presidente de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, la directora ejecutiva de General Motors, Mary Barra, y el presidente ejecutivo de Ford, Mark Fields, que hace uos días canceló una planta de 1600 millones de dólares en México porque Trump había amenazado a General Motors en Twitter.

Advertisement

Si pensabas que Donald Trump no iba a cumplir con sus escalofriantes promesas electorales en materia de cambio climático, es hora de cambiar de opinión. El presidente está dispuesto a ir en contra de todo lo regulado por Obama e incluso podría eliminar la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) con el fin de traer nuevos puestos de trabajo a los Estados Unidos. Cabe recordar que el país tiene una tasa de desempleo del 4,6%.