El CEO de Uber, Travis Kalanick. Imagen: Getty

Entre batallas legales, acusaciones de acoso sexual, empleados que se suicidan, violaciones de privacidad y mala prensa en general, Uber tendrá que devolver decenas de millones de dólares a sus conductores de Nueva York porque llevaba años “calculando mal” la comisión que les cobraba.

De acuerdo con Quartz, la compañía aplicaba hasta esta semana una “tarifa de servicio” (el 25% para trayectos en UberX por Nueva York) en base a la tarifa bruta o cantidad total pagada por el pasajero. Sin embargo, en un contrato de términos de servicio firmado en noviembre de 2014, Uber acordó con los conductores calcular esa comisión en base a la tarifa neta: el total pagado por el pasajero menos impuestos y otras tarifas aplicables.

Advertisement

Las tarifas brutas de Uber en Nueva York incluyen el impuesto sobre las ventas (8,875% de la tarifa neta) y la remuneración de los conductores profesionales (2,5%), por lo que Uber lleva desde 2014 quedándose con un 2,6% más de lo que debería del dinero de los conductores neoyorquinos. Ahora la compañía promete devolver esas ganancias además de un 9% de interés anual a sus “decenas de miles” de conductores de Nueva York, lo que equivale a decenas de millones de dólares en total o $900 por cabeza.

Los conductores han sido informados del problema por correo electrónico. Uber dice que descubrió el error a principios de mes, mientras actualizaba sus términos de servicio para reflejar un nuevo sistema de precios basados ​​en rutas. “Cometimos un error y estamos comprometidos a hacerlo bien y devolver a los conductores cada centavo que se les debe, más intereses, lo más rápido posible”, escribió la compañía en un comunicado.

Según Bloomberg, ese nuevo sistema de precios cobrará a los pasajeros una tarifa personalizada en base a lo que un algoritmo piensa que estarán dispuestos a pagar, una discriminación que no será necesariamente mala si el precio se ajusta al nivel de ingresos de los usuarios. [Quartz]