El CEO de Uber, Travis Kalanick. Imagen: Getty

A principios de año, una ingeniera de software llamada Susan Fowler narró cómo su etapa trabajando para Uber se había convertido en una historia de sexismo, abuso corporativo y despotismo. La compañía abrió entonces una investigación supervisada por Arianna Huffington, quien aseguró que “no existía ningún problema sistemático” de acoso sexual dentro de Uber.

Ahora, mientras esta investigación independiente arroja luz sobre la cultura de trabajo de la compañía, fuentes cercanas a Uber confirman que más de 20 empleados han sido despedidos desde febrero como respuesta a las acusaciones. Uber lleva revisadas 215 quejas y hasta en 100 casos determinó que no debía tomar ninguna medida, pero las pesquisas siguen su curso y estas cifras podrían aumentar a medida que surjan nuevas alegaciones.

Cabe aclarar que, aunque un incidente de acoso sexual provocara la investigación, las quejas a las que se refiere Uber engloban todo tipo de casos gestionados por el departamento de recursos humanos, como los de discriminación, bullying y demás comportamientos inapropiados.

“20 gilipollas menos” (traducción libre) tuiteó la directora de comunicaciones de seguridad y privacidad de Uber al conocer la noticia. Minutos después borró el tuit

El exfiscal general Eric Holder dirige esta investigación independiente y un bufete de abogados externo (Perkins Coie) investiga todas las quejas de los empleados. Se espera que las conclusiones sean presentadas a un grupo de miembros del consejo de Uber y que un resumen acabe haciéndose público.

Actualización: Uber ha publicado el desglose de quejas que han sido investigadas. 54 por discriminación, 47 por acoso sexual, 45 por conducta no profesional y 33 por bullying:

[Bloomberg]