Imagen: AP

Se ha revelado que Uber rastreó a los usuarios de iOS que habían eliminado su app e intentó ocultarlo de Apple. Cuando Apple se dio cuenta, Tim Cook llamó al CEO de Uber, Travis Kalanick, a su oficina y le dio un ultimátum: deja de hacerlo o Apple echará a Uber de la App Store.

The New York Times ha revelado la reunión entre Kalanick y Cook hoy en un reportaje extensivo sobre Kalanick. En el reportaje, el periódico revela que en 2015 Kalanick le indicó a sus empleados que ocultaran el rastreo de los ingenieros de Apple. No quería que Apple se enterara porque la práctica (que Uber defiende como una manera de detectar el fraude) violaba su política de privacidad.

“Me he dado cuenta de que has estado rompiendo algunas de nuestras reglas”, le dijo Cook a Kalanick, según el New York Times.

Advertisement

La táctica que usó Uber para rastrear a los usuarios se llama fingerprinting. Uber empezó a usarla para combatir el fraude que la empresa estaba sufriendo en China en 2014. Como la empresa ofrecía incentivos a conductores por realizar más viajes, algunos de estos empezaron a comprar iPhones robados cuya memoria había sido eliminada. Luego solicitaban viajes con estos móviles, lo que les permitió ganar más dinero.

Fingerprinting consiste en asignarle una “identidad” a un iPhone, o un código corto. De esta forma, Uber pudo identificar los iPhones fraudulentos a pesar de que la memoria había sido borrada. Sin embargo, esto está en contra de las reglas de Apple.

Para ocultar la actividad, Kalanick le dijo a sus ingenieros que crearan una geofence (o una valla digital) alrededor de la sede de Apple en Cupertino. Esto prevenía que los empleados de Apple vieran lo que estaba haciendo Uber. Hubo un problema: los empleados de Apple fuera de Cupertino no estaban detrás de la valla y se enteraron.

Advertisement

En una declaración a TechCrunch, Uber comentó que no rastrea a ningún usuario individualmente o por su localización si este ha eliminado la aplicación. Declaró que identificar el fraude es una medida de seguridad importante para Uber y sus usuarios.

La empresa afirmó que sigue usando fingerprinting para detectar fraude, aunque la táctica ha sido modificada. Si el dispositivo ha sido asociado con una actividad fraudulenta en el pasado, una nueva subscripción del mismo activa una señal de alerta. [The New York Times y TechCrunch]