Imagen: AP

En poco tiempo los fidget spinners han conquistado el corazón de niños en muchas partes del mundo. También han dominado la web, donde parece que cada semana se publica algo nuevo sobre los juguetes del momento (después de realizar búsquedas sobre el tema, empecé a ver publicidad de fidget spinners en todos sitios).

No obstante, algunas autoridades aduaneras en Alemania no están cediendo a la nueva tendencia. Esta semana el aeropuerto de Frankfurt comunicó que había confiscado 35 toneladas de fidget spinners durante el mes de mayo por cuestiones de seguridad.

Advertisement

Las autoridades del aeropuerto afirman que después de varias pruebas realizadas a los juguetes, que llegaron en varios envíos desde China, descubrieron que partes de los fidget spinners se desprendían. Concluyeron que estos juguetes podrían suponer un riesgo de asfixia para los niños pequeños.

Además, una portavoz de la aduana declaró que los artículos no incluían la información que se requiere para ese tipo de productos, como instrucciones de uso e información sobre qué empresa fabricó el juguete.

El aeropuerto tiene planeado destruir todos los fidget spinners que confiscó.

No es la primera vez que estos juguetes han despertado alarmas por motivos de seguridad. Varios padres han declarado que los fidget spinners pueden ser peligrosos para los niños. En mayo, una madre de Texas publicó en las redes sociales que tuvo que llevar a su hija al hospital después de que se tragara una pieza de su fidget spinner. Se le tuvo que realizar una intervención quirúrgica para sacar el objeto.

Advertisement

En otro caso, Teresa Kesterson, una abuela de Georgia, dijo que el juguete se había desmontado en las manos de su nieto de tres años. Afortunadamente, los padres del niño se dieron cuenta de lo que había pasado y le quitaron el juguete. Kesterson comentó que el juguete no venía con ninguna advertencia de que podía suponer un riesgo de asfixia o que no era apropiado para niños de ciertas edades.

[The Associated Press y TIME]