El Galaxy Note 7 es uno de los mayores fiascos en la historia de la tecnología móvil, pero Samsung busca redimirse con la nueva generación del phablet original, y gracias a lo que se ha filtrado del móvil podemos estar seguros de que lo hará por todo lo alto.

Cuando digo que el Note 7 fue de los mayores fiascos en la historia de los móviles no es exagerado, es real. Se trata de una de las líneas de móviles más conocidas y exitosas de la última década cuyo último modelo (hasta entonces) tuvo que ser retirado de manera bochornosa del mercado por suponer un riesgo para la integridad y seguridad de su usuario. Solo una empresa como Samsung podría haber resistido este golpe, gracias a tener los recursos y la fama como para que el público le diera la oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva.

Advertisement

El Galaxy Note 8 es justamente eso, el móvil con el que la compañía no solo busca el perdón del público, sino también recordar por qué son tan buenos haciendo móviles. Las características técnicas del Note 8 que se han filtrado hast ahora aseguran que tendrá:

  • Una pantalla de 6,3 pulgadas sin bordes y con resolución 4K
  • Un procesador Qualcomm Snapdragon 835
  • 6 GB de memoria RAM
  • Cámara doble de 12 Megapíxeles
  • Una batería de menor tamaño que la del Note 7 (posiblemente de 3.300 mAh), pero mucho más segura
  • Y un mejor lápiz stylus

Sobre el papel, promete ser el nuevo móvil estrella de Samsung, superando incluso al Galaxy S8 en materia de usabilidad, dado que su gran diferencia con el otro flagship de la compañía es el stylus y su suite de apps dedicadas a él. La idea de Samsung es que nos olvidemos de incendios y explosiones con este nuevo móvil, el cual cuenta con una batería completamente nueva y segura, al igual que la versión refurbished del Note 7.

Advertisement

Quizás lo más llamativo del nuevo Note es que por fin Samsung se aventurará con una cámara doble, para contar con diferentes opciones en cuanto a profundidad de imagen en las fotos (y, por supuesto, el famoso efecto “bokeh”). Esta característica se esperaba para el S8, pero Samsung nos ha hecho esperar un poco, y justamente esto es lo que necesita el Note 8 para ser diferente de su hermano Galaxy.

Durante mucho tiempo se habló del Galaxy S8 como una “última bala” para Samsung en el mercado móvil. O lo hacía bien o el público no perdonaría dos fiascos seguidos. Efectivamente, el S8 lo hizo muy bien, pero ahora es el turno de redimir a la familia de phablets original. El 23 de agosto lo conoceremos.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.