Imagen: NASA / SDO.

Los físicos saben desde hace mucho tiempo que, al igual que la Tierra, el Sol gira. Sin embargo, hace décadas descubrieron que su superficie gira un poco más lento de lo que se predecía, lo suficiente como para que les llamara la atención. Científicos proponen una teoría acerca de por qué sucede.

Un equipo de astrónomos observó y estudió al Sol durante un largo tiempo y aseguran haber descubierto la fuente del retraso. Su teoría es elegante e interesante, aunque otros científicos creen que es muy especulativa. De cualquier forma, si su hipótesis llegase a ser correcta, el equipo habría logrado explicar un comportamiento común entre todas las estrellas del universo.

“Podemos predecir que lo mismo ocurre en el caso de cuásares de estrellas mucho más pesadas que el Sol y miles de veces más brillantes”, aseguró a Gizmodo Jeff Kuhn, astrónomo de la Universidad de Hawái líder del estudio. “Los efectos de este tipo de retraso al girar podrían ser muy importantes para determinar la vida y la historia de estos objetos”.

Advertisement

El Sol es una bestia muy compleja para estudiar. La mayoría de su interior gira de manera uniforme como si fuera una pelota, rodeado por una capa turbulenta llamada “zona de convección”. La última capa externa de 70 kilómetros de grosor gira un 5% más lento que el interior del Sol, según el estudio publicado en American Physical Society’s Physics. “Esto es algo sorprendente porque, hasta ahora, es imposible entenderlo analizando la física de la convección y la turbulencia”, mencionó Kuhn, “Además, el retraso se lleva a cabo en una zona donde la atmósfera es relativamente estable. ¿Por qué una región estable actuaría de esta forma?”

La teoría con la que este equipo intenta explicarlo es sencilla: el Sol gira, lo que quiere decir que debería desprender partículas de luz en cierto ángulo. Estas partículas de luz producirían una fuerza de rotación llamada torque, la cual ocasionaría este retraso al girar. Kuhn dice que lo comparemos con un rociador de agua. El agua que dispara hace que gire en sentido contrario, pero si usas un rociador bastante pesado, y lo haces girar en la misma dirección en la que sale disparada el agua antes de encenderlo, esta reducirá su velocidad de giro.

Finalmente, Kuhn asegura que si esto es válido para el Sol también lo es para todas las estrellas del cielo nocturno.

Los astrónomos hicieron muchas observaciones del Sol para validar su hipótesis, utilizando el observatorio solar dinámico de la NASA. El equipo calculó las velocidades de rotación fijándose en los bordes de las imágenes solares que obtenían, al analizar cómo las ondas acústicas (similares a las que ocasionan los terremotos en la Tierra) viajaban de la superficie al núcleo. De esta forma, los científicos pudieron obtener medidas detalladas del retraso al girar. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Physical Review Letters.

Por otro lado, algunos físicos estiman que esto es simplemente una especulación. “El método que utilizaron fue bastante astuto, y todo su trabajo nos parece impresionante”, dijo a Gizmodo Michael Hahn, investigador de astronomía de la Universidad de Columbia. “Sin embargo, no estoy convencido con su explicación [del retraso]. Quizás sea correcta, quizás no”.

Kuhn y su equipo aseguran que el efecto de el torque podría hacer que el retraso sea aún mayor con el paso del tiempo, aunque esto dependerá de los gases en el interior del Sol y su viscosidad. “Ellos hacen una estimación de qué tipo de viscosidad sería necesaria para que su teoría sea correcta, y es mucho mayor que la viscosidad actual en el Sol”, dijo Hahn. Sin embargo, Kuhn asegura que la turbulencia podría hacer que la viscosidad incremente con el tiempo.

Advertisement

Sponsored

Kuhn está bastante seguro del estudio de su equipo, gracias a la enorme cantidad de datos que manejaron y los cálculos matemáticos que realizaron. No obstante, también sabía que su planteamiento sería polémico.

Scott McIntosh, director del observatorio del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Hawái, explicó a Gizmodo lo difícil que puede ser establecer nuevos datos con respecto al Sol:

“Este trabajo presenta una hipótesis muy interesante acerca de cómo el Sol alcanzó su condición actual. El problema es que la única manera de validarlo realmente sería observando nuestra estrella por mil años más.”

[Physics, Physical Review Letters]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.