La película de ciencia-ficción Arrival, protagonizada por Amy Adams, promete ser una de las grandes sorpresas del año en la gran pantalla. En ella se habla de una invasión alienígena a nivel mundial, el único problema es que una de las naves parece haber llegado a una versión de Hong Kong que no existe realmente, lo que ha desatado una enorme polémica con China.

Durante muchos años ha existido una tensión enorme entre la Región Administrativa Especial de Hong Kong y China, debido a que una enorme parte de los ciudadanos de la primera quieren independizarse de la famosa República Popular asiática. La tensión ha existido desde que Hong Kong dejara de ser una colonia británica en el año 1997 y pasara a ser parte de China.

Advertisement

Esto es un tema muy sensible y delicado para los ciudadanos de Hong Kong que parecen no estar muy felices con sus nuevos soberanos. ¿Pero qué tiene que ver esto con una película de ciencia-ficción sobre extraterrestres?

La respuesta a esa pregunta está en el cartel oficial para Hong Kong, que puedes notar encerrado en un óvalo rojo:

Lo que ves allí marcado es la Torre Perla Oriental, una torre de televisión que se ha convertido uno de los símbolos modernos de la República Popular China, y es uno de los edificios más altos del continente asiático.

Sponsored

El problema es que la Torre Perla Oriental no está en Hong Kong, sino en la ciudad de Shanghái, la más grande de todo el país.

Esto es Shanghái:

Foto: Eugene Hoshiko / AP Images.

Y esto es el Puerto Victoria, en la península de Kowloon de Hong Kong, que se puede ver en el cartel de Arrival:

Foto: Kin Cheung / AP Images.

Ahora, ¿por qué diablos está la Torre Perla Oriental de Shanghái en una imagen de Hong Kong? No lo sabemos, quizás fue un error de edición inocente, o quizás no. Pero eso no le ha importado a los ciudadanos de Hong Kong, quienes lo han tomado como una ofensa.

De hecho, miles de personas se han manifestado ofendidas a través de foros y redes sociales usando frases como el hashtag “#HongKongIsNotChina” (Hong Kong no es China) y las quejas no se han detenido ante lo que consideran un verdadero insulto a su identidad nacional.

Si sumamos este pequeñito error de edición de imagen para un cartel publicitario a los casi 20 años de tensión entre estas dos regiones, el resultado se traduce en muchísimas personas molestas.

Sea como sea, el cartel es inapropiado, y afectará a la campaña publicitaria de la película en el país, como aseguró Horace Chin Wan-kan, líder del movimiento de autonomía para Hong Kong, en una entrevista. [vía Variety / io9]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.