Las excavadoras son fantásticas obras de ingeniería, Con pesos que oscilan entre las 8 y las 36 toneladas, estas bestias mecánicas resultan imponentes en cualquier obra. Sin embargo, hasta la excavadora mecánica más sólida puede tener problemas en un enfrentamiento contra un individuo. Sobre todo si el individuo lleva muchas piedras encima, y probablemente muchas copas también.

Ocurría en Vantaa, una pequeña localidad finlandesa. El operario de una obra se vio sorprendido por un individuo muy alterado o en aparente estado de embriaguez que buscaba pelea. El sujeto se quitó la camiseta y la emprendió a pedradas contra el vehículo, manteniéndolo en jaque hasta que llegó la policía.

Advertisement

Las causas del enfrentamiento no se han aclarado, pero la tensa situación, aparte de absurda, es bastante más compleja de lo que parece. El operario no quería bajarse de la excavadora ni quería hacer daño a su atacante, pero tampoco podía dejar que llegara hasta la cabina y la pelea pasara a las manos. Su única opción era usar la pala para mantener a raya al camorrista. El resultado es este duelo que pasará a la historia de los sucesos extraños en la construcción. [YouTube via BoingBoing]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.