Si capturar una aurora austral ya es de por sí complejo y te puede llevar días, que en una noche te coincida la aurora junto a otros dos fenómenos fascinantes es casi un milagro. Eso mismo le ocurrió al fotógrafo David Finlay, quién decidió compartir con el resto de la humanidad las imágenes de aquella noche mágica.

Finlay, fotógrafo australiano, ha contado a los medios que en el momento no se dio cuenta de estar ante todos aquellos fenómenos. El hombre estaba tratando de capturar la lluvia de meteoros Líridas y no percibió el instante en que también había capturado algunos sprites y relámpagos extraños sobre la costa de Nueva Gales del Sur.

Cuando hablamos de sprites (o espectro rojo) nos referimos a una especie de tormenta espacial. En esencia estamos ante una descarga eléctrica que se produce por encima de las nubes en las tormentas intensas (en la mesosfera). Este fenómeno tiene por debajo una estructura similar a un filamento azul de hasta 30 kilómetros junto a esa parte superior marcada por un destello luminoso rojizo.

El fotógrafo explica que únicamente cuando revisó las imágenes en cámara lenta fue capaz de percibir aquel rayo espacial. No sólo eso, junto con la aurora austral el hombre también fue testigo de una variedad de meteoros durante la misma noche. Una auténtica gozada poder disfrutar de las fotos. [Mashable]