Hasta ahora la idea de robot iba asociada a metal, plástico, cables y componentes rígidos, pero un descubrimiento en la Universidad de Berkeley abre las puertas a la idea de seres artificiales con una apariencia más orgánica. Se trata de un gel de grafeno que se puede controlar mediante luz.

El nuevo material está inspirado en la forma en la que las plantas crecen y se reorientan según la luz. En esencia, se trata de un conglomerado de proteínas elásticas combinado con láminas de grafeno. Al ser expuesto a la luz, este material se contrae en la zona iluminada y vuelve a relajarse al interrumpirse el estímulo de luz. En el vídeo sobre estás líneas podéis ver cómo se mueve una mano de este material al ser expuesta a un haz de luz.

Advertisement

El equipo de Berkeley ha hecho el gel sensible a la luz infrarroja y asegura que podría ser utilizado en numerosas aplicaciones a la hora de crear partes robóticas flexibles o elásticas [Berkeley]