Lo último que supimos de Juego de Tronos es que Jon Snow y Daenerys Targaryen estaban teniendo relaciones sexuales en un camarote sin saber que eran familia. Sí, ya no es otra loca teoría de fans: la verdadera identidad de Jon Snow es Aegon Targaryen, sobrino de Daenerys y legítimo heredero de la casa Targaryen.

Curiosamente, los Targaryen mantienen una larga tradición en esto de la endogamia. Aegon el Conquistador, primer Rey de los Siete Reinos, se casó con sus dos hermanas para iniciar un linaje de más de 700 años de incestos que nos trajeron hasta Jon y Dany dándole al tema en un barco. La propia Dany es hija de una relación incestuosa: la de su padre, el Rey Loco, con su hermana Rhaella.

Advertisement

Gracias a este sistema de matrimonios consanguíneos, Daenerys y sus hermanos mantuvieron los rasgos característicos de la familia Targaryen: la tez blanca y el pelo plateado. Pero hay una razón por la que en el mundo real no nos va mucho el incesto: porque incrementa las posibilidades de que aparezcan enfermedades, rasgos recesivos y deterioros genéticos en la descendencia.

De hecho, es algo que podemos estimar. ¿Cómo de jodido estaría el bebé de Jon y Dany si ella lograse quedarse embarazada? El genetista Jonathan Pettitt, de la Universidad de Aberdeen, explicó a Inverse que tía y sobrino comparten entre un 44 y un 47,5% de su ADN. Eso significa que están MUY emparentados (dos hermanos compartirían el 50% de su ADN, a menos que fueran gemelos, y dos personas no emparentadas normalmente compartirían un 0%).

Ningún niño engendrado de una unión así tendrá las mejores perspectivas de salud, pero si además tenemos en cuenta que los antepasados de Jon y Dany eran muy dados al incesto, las cosas se van a poner mucho peor:

Jon Snow no es tan endogámico como Dany, por lo que sus descendientes serían menos endogámicos. Cualquier hijo de Jon y Daenerys tendría un coeficiente de endogamia (calculado como la mitad de su coeficiente de parentesco) del 22%. Un poco menos que el de Carlos II de España, aunque no por mucho.

Decir que un bebé va a salir mejor que Carlos II de España, sin embargo, no dice mucho. El monarca y último miembro de la Casa de Habsburgo era un hombre de apariencia desagradable. Su coeficiente de endogamia —un número que captura el grado en que sus antepasados ​​cometieron incesto— era del 25,4%. (El de Dany es del 37,5%). Se dice que Carlos II tenía una cabeza grande y deforme, no podía masticar y era retrasado.

Afortunadamente, y aunque se basen en nuestra propia historia medieval, las cosas en Poniente no siempre funcionan como en el mundo real. Si Jon y Dany van a tener un bebé, no tiene por qué ser una aberración genética. Recordemos que en Desembarco del Rey también se están preparando para el nacimiento de otro hijo incestuoso. Uno de los dos estará destinado al Trono de Hierro, ¿no?

[Inverse]