Einstein. AP

Sabíamos por las imágenes publicadas que Einstein fumaba en pipa pero hasta ahora jamás nos habíamos planteado la naturaleza de lo que fumaba. Los psíquicos de la CIA llevaron a cabo un estudio y evaluación del físico. El resultado, entre otras cosas, deslizaba que estaban ante un hippie.

Advertisement

En realidad este curioso encuentro entre la CIA y Einstein está íntimamente relacionado a lo que la agencia denominó de una manera muy rimbombante como Proyecto Stargate. Era el año 1978 y el nombre en clave era realmente una sección encargada de investigar el potencial de algunos fenómenos psíquicos.

El proyecto tuvo precursores y proyectos hermanos con nombres en clave tan “fascinantes” como Gondola Wish, Grill, Flame, Center Lane o Sun Streak, hasta que los rebautizaron en uno sólo como Stargate.

Advertisement

¿Qué hacían estos psíquicos de la CIA? El principal trabajo del proyecto se centró en obtener el superpoder comiquero de la visión remota, es decir, la supuesta habilidad de ver eventos, información o lugares “psíquicamente” desde una gran distancia en el tiempo.

Lo cierto es que el proyecto aguantó hasta 1995, momento en el que se termina y se desclasifica, según la CIA porque “nunca fue útil en ninguna operación de inteligencia”. Además, la información proporcionada sobre el programa era vaga e incluía datos irrelevantes o erróneos.

En cualquier caso, entre los estudios que se llevaron a cabo en aquellas puertas del laboratorio estaban las figuras relevantes, y una de ellas era Albert Einstein.

El Einstein de los 70

Ocurrió en 1988 como parte de la investigación en curso de Project Sun Streak (luego Stargate). Los psíquicos de la CIA tenían la tarea de identificar una foto de un famoso individuo dentro de una carpeta opaca. ¿Quién era? El señor Einstein, el cual lo definieron bajo la siguiente descripción:

Advertisement

Sponsored

Este hombre era viejo cuando murió. Había nacido en un país extranjero. El nombre de su esposa era Lisa. Ielsa era el nombre correcto. Lo dejaron. Él tenía carisma. La gente se reía de él. Es un tipo nostálgico.

Y entonces llega el momento sublime de los psíquicos de la agencia:

Parece un hippie. Lleva gafas y fuma en pipa. Parece aquejado, un buscador de almas. Tenía una naturaleza triste.

Luego pasan a identificarlo como un tipo inteligente que trabajaba mucho y con el que nadie discutiría:

Su trabajo consiste en ciencias y la gente (desde la psicología). Era extremadamente listo. Trabajó para el futuro y su trabajo fue importante en el engranaje del mismo. Fue persistente en su área y trabajó mucho. Visitó Yugoslavia, Bélgica y Suecia… también fue profesor.

Los hombres siguieron con la evaluación hasta llegar a un final inédito. El sujeto en cuestión fue nombrado como:

Casi aciertan. De hecho y de acuerdo con la evaluación del ejercicio la CIA estuvo de acuerdo en señalarlo como un éxito. Lo más increíble de todo esto es que ocurrió hace no tanto. [MuckRock]