Imagen: FOX 13 News

El grave defecto de fabricación de las baterías del Galaxy Note 7 se ha convertido en un inmenso problema de imagen para Samsung, más allá del desembolso millonario de congelar las ventas y cambiar los dispositivos. Un Note 7 causó 1.300 dólares en daños en un hotel y otro, aparentemente, calcinó un coche.

Nathan Dornacher, un hombre de San Petersburgo (Florida), asegura que dejó el Galaxy Note 7 cargando en su Jeep Grand Cherokee, se metió un momento en la casa para descargar un escritorio y, cuando volvió, se encontró con el vehículo en llamas. Los bomberos pudieron contener el incendio, pero para el teléfono y el coche ya era demasiado tarde: ambos quedaron calcinados.

Advertisement

El jeep y el teléfono calcinados. Imágenes: Nathan Dornacher

Nathan estaba con su hija de 8 años y su perro. Venían de una venta de garaje, donde habían comprado el mueble. “No era la barbacoa que quería”, publicó en Facebook esa tarde. Además del Note 7 cargando se había dejado el aire acondicionado encendido, porque iban a volver a usar el vehículo.

No está claro que una explosión del teléfono causara el fuego, pero Nathan dice que “todas las señales apuntan en esa dirección”. De acuerdo con FOX 13 News, Samsung aseguró estar “al tanto del incidente” y dijo estar haciendo “todo lo posible” para investigar el caso junto al señor Dornacher.

Sponsored

En cambio, Nathan volvió a publicar en Facebook quejándose de que Samsung “nunca volvió a llamar como había prometido”. “Supongo que es hora de conseguir un abogado, tuvisteis vuestra oportunidad”, sentenció.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.