Esto tenía que pasar tarde o temprano. Invertir en crowdfunding tiene sus riesgos, y uno de ellos es que el responsable del proyecto sea cualquier cosa menos eso, responsable. Los que apoyaban un proyecto en Kickstarter para un nuevo juego de mesa lo han descubierto por las malas después de que el promotor de la idea, Erik Chevalier, dilapidara los más de 120.000 dólares que recibió.

El proyecto era un juego de mesa basado en la mitología de H.P. Lovecraft llamado The Doom that came to Atlantic City. El objetivo de la campaña eran 35.000 dólares, pero Chevalier logró 122.874. La campaña terminó y todos los inversores esperaban ansiosos los primeros resultados. En lugar de ello, lo que recibieron esta semana fue un mensaje en el que Chevalier les explicaba que todo había ido mal, que se había gastado todo el dinero y que el proyecto se cancelaba. Según explica en su comunicación, el irresponsable del proyecto había incluido el mudarse a Portland como uno de los gastos de hacer un juego de mesa.

Advertisement

Las 1.246 personas que participaron en el proyecto han consultado a Kickstarter, pero la compañía sólo aporta la plataforma para los proyectos, y no es responsable subsidiaria de ellos. Los afectados están estudiando emprender acciones legales contra Chevalier y su equipo, pero el camino para recuperar el dinero pinta largo y tortuoso. [ValleyWag]