Es una preocupante señal del momento de escalada de tensión política y militar que se vive ahora mismo entre EE.UU. y Europa, por un lado, y Rusia por otro, con China y Oriente Medio de fondo. En este contexto, un nuevo informe pide al Pentágono algo inesperado: equipar a los nuevos F-35c con armas nucleares tácticas.

El informe, elaborado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (lo puedes leer aquí al completo), uno de los think tanks estadounidenses más influyentes, urge a EE.UU. a considerar un importante cambio de rumbo en el programa del F-35: equipar al modelo F-35c, pensado para aterrizar y despegar desde portaaviones, con armas nucleares tácticas. Estas armas, básicamente misiles nucleares, están pensadas para utilizarse contra objetivos muy concretos durante una guerra, a diferencia de las armas estratégicas nucleares, pensadas para objetivos mucho más amplios que desbaraten los planes del enemigo. El aumento del número de armas nucleares tácticas en cada país fue una de las “técnicas” de amenaza y disuasión clave durante la Guerra Fría. Y ahora parece que empezamos a ir por el mismo camino.

Hasta ahora solo uno de los tres modelos del F-35, el F-35a, pensado para las Fuerzas Aéreas y despegues y aterrizajes convencionales en tierra, era el que tenía “capacidad dual” de ser equipado con armas nucleares tácticas y convencionales. Pero, como adelanta Flightglobal, Clark Murdock, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y principal responsable del informe, cree que EE.UU. debería equipar también el F-35c con esta capacidad. ¿Por qué? Para “hacer honor a su compromiso de defender a sus aliados”, explica el informe. Traducido: para demostrar a Rusia y otros posibles enemigos que el arsenal militar de EE.UU. sigue siendo el más potente del mundo.

Advertisement

Está por ver si seguirán el consejo del informe o no pero, de hacerlo, desde luego la tensión actual subiría unos cuantos peldaños en los próximos años. Hasta ahora EE.UU. había confiado como estrategia de disuasión en armas nucleares de largo alcance, como misiles balísticos lanzados desde submarinos o en aviones bombarderos estratégicos. Pero equipar un caza de nueva generación como el F-35c con armas nucleares envía un nuevo mensaje bastante amenazador: la capacidad de plantar un caza nuclear a bordo de un portaaviones a las puertas del país que sea y con gran rapidez.

El arma nuclear en cuestión que utilizaría el F-35c sería el misil termonuclear guiado B61-12 (en la imagen de arriba, un diseño de un prototipo), pensado para estar plenamente operativo en 2024. ¿Recurrirá EE.UU. a esta opción? La sola posibilidad ya puede causar una reacción por parte de Rusia, como ya ocurrió hace poco en su despliegue de fuerza. Esperemos que solo se quede en una demostración de capacidades. [vía Flightglobal y Foxtrot Alpha]

Fotos 1 y 2: USAF; Foto 3: Federation of American Scientists

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)