Lo que ves arriba no es ni magia ni una imagen generada por ordenador. Es justo lo que ves: un pesado ladrillo sobre un cojín levitando y girando en el aire. ¿Cómo es posible? La respuesta: imanes.

En BrussPup han utilizado un módulo de levitación magnética CLM2, de la firma Crealev, para esconderlo dentro de objetos y hacerlos levitar y rotar como por arte de magia. Si escondes el imán superior en un libro, un tablero de ajedrez o un cojín, el resultado es realmente hipnótico. El sistema magnético aguanta hasta 9 kilos de peso. Puedes verlo en acción en el vídeo debajo:

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)