Playerunknown’s Battlegrounds es un nuevo shooter de supervivencia por equipos. Una de sus características es que los jugadores pueden elegir con detalle la ropa con la que quieren jugar. Un equipo decidió jugar con camisetas rojas. Era buena idea hasta que un rival probó a hacer lo mismo.

El equipo con las camisetas rojas era chino y superaba ampliamente en número a sus rivales coreanos. Al percatarse del detalle de la indumentaria, un jugador del equipo rival informó a sus compañeros de que iba a tratar de jugar una carta desesperada y colarse en el bando enemigo con una camiseta roja.

La jugada funcionó a la perfección. El infiltrado apagó su micrófono y se metió limpiamente en el automóvil del equipo rival entre las risas de sus compañeros. Tras algún momento de tensión en el que casi le descubren, el jugador termino en una habitación con todo el equipo rival agachado discutiendo la estrategia a seguir.

La partida terminó como terminan las buenas partidas: con una granada de mano, una bala, y muchas carcajadas. Son cosas como esta las que hacen grandes a los juegos online. Playerunknown’s Battlegrounds, por cierto, ya se ha convertido en el videojuego más vendido de 2017, y aún no ha salido de Early Acccess. [Bibou vía Reddit]