Foto: Blizzard

Las carreras de muchos profesionales del videojuego a menudo terminan debido a lesiones físicas, o cuando simplemente pierden el interés. El jugador canadiense Matt “Dellor” Vaughn optó por terminar de una manera diferente: con un torrente de insultos racistas durante una partida de Overwatch.

Vaughn, un supuesto adulto de 28 años, estaba jugando una partida oficial por rango. Su oponente jugaba con Blackwidow y estaba teniendo un muy buen día. Los certeros disparos de su contrincante acabaron con la paciencia del jugador, y su respuesta fue insultarle racialmente a través del sistema de chat de voz del juego.

Advertisement

Abajo está el vídeo (vía PVP Live). Vaughn realmente pierde la cabeza y se pone a gritar durante alrededor de 30 segundos con un par de apelativos adicionales nada cariñosos al final. El audio se puede poner un poco alto, así que cuidado con los altavoces.

Lo que Vaugh no tuvo en cuenta es que su ataque de ira se estaba retransmitiendo en vivo a sus seguidores de Twitch, que no tardaron en grabar y subir el incidente en su totalidad. La organización a la que pertenecía Vaughn respondió expulsando al jugador de por vida. En un comunicado, el presidente de Toronto Esports, Ryan Pallet, explica:

Toronto Esports es una organización construida sobre la igualdad, y siempre hemos tenido una política de tolerancia cero para con cualquier forma de discriminación. En cuanto hemos tenido constancia del incidente nos hemos puesto en contacto con el jugador, que ha admitido el insulto. Su contrato con la organización ha sido rescindido desde ese mismo momento.

Como suele pasar en estos casos, Vaughn ha ofrecido su propia versión de los hechos en TwitLonger. En ella expresa su arrepentimiento: “La cagué y me merezco que me echen de Toronto Esports”. A continuación ofrece una larga lista de excusas para su comportamiento entre las que se cuenta que estaba cansado, que su conexión tenía lag, y que el jugador de Blackwidow estaba haciendo trampas. Vaughn termina diciendo que no es racista y que simplemente estaba enfadado y dijo la palabra más ofensiva que le vino a la cabeza.

De poco han servido las excusas. Su canal de Twitch ha sido cancelado por violación de los términos y condiciones de servicio. La compañía no ha querido comentar más sobre el asunto. En cuanto al jugador, no va a volver. En su cuenta de Twitter ha anunciado su intención de abandonar los videojuegos profesionales.

Advertisement