Algunas especies de búho tienen una particularidad que les distingue del resto de las aves: no hacen ningún ruido al batir sus alas. Ese vuelo silencioso es el que les permite cazar presas que presumen de un excelente oído, y también es la clave de una nueva generación de aviones mucho más silenciosos.

La razón por la que pájaros o aviones hacen ruido al volar es por las turbulencias del aire a su paso por la superficie de las alas. Investigadores de la Universidad de Cambridge han estudiado al microscopio electrónico las alas de estos animales. Lo que han encontrado es una inusual estructura muy tupida y suave de filamentos que recubren las plumas de las alas. Esa estructura dispersa las ondas de sonido reduciendo eficientemente el ruido del aire al pasar por las alas.

Tras varias pruebas, los investigadores han podido replicar la estructura mediante un material impreso en 3D. Al aplicarl esta fina capa de material sobre una pequeña parte de una turbina eólica han logrado reducir en 10 decibelios el sonido del aire en un túnel de viento sin pérdida apreciable de coeficiente aerodinámico.

Advertisement

Por supuesto, una cosa es una turbina eólica y otra muy diferente la turbina de un avión, pero el grupo de Cambridge se muestra muy confiado en las posibilidades de esta cobertura. El siguiente paso es aplicar ese material a una turbina eólica funcional, y después comenzar las pruebas con motores de avión. Evidentemente, no se podrá amortiguar todo el estruendo que hacen los motores, pero sí reducirlo significativamente. Los resultados del estudio acaban de publicarse en una conferencia sobre aeroacústica organizada por el Institurto Americano de Aeronáutica y Astronáutica (AIAA). [Universidad de Cambridge vía Economic Times]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)