Daniel Kristiansen y su increíble hallazgo. Getty

Se llama Daniel Kristiansen y se encontraba junto a su padre de ruta en las inmediaciones de Birkelse (norte de Dinamarca). Ambos buscaban algo que pudiera valer para las clases de historia de Daniel. Acabaron encontrando los restos de un avión de la Segunda Guerra Mundial (y su piloto).

Daniel ha contado a la CNN como fue la historia. Él y su padre llevaban consigo un detector de metales con el que esperaban encontrar alguna antigüedad que pudiera enseñar en la escuela para un trabajo de historia. Lo sorprendente es que en lugar de basura, el joven encontró fragmentos de un avión.

Advertisement

Cuando se dieron cuenta de los restos le pidieron a un vecino que vivía cerca su excavadora. Horas después y tras cavar 7 u 8 metros de profundidad, dieron con el sorprendente hallazgo. Así lo explicaba Daniel:

Al principio estábamos excavando un montón de tierra con fragmentos de metal, y de repente nos encontramos con huesos y piezas de ropa. Fue como abrir un libro del pasado.

Parte de los restos encontrados. Getty

El joven explica que en aquel instante se acordaron de una historia que solía contar su abuelo. El hombre había vivido durante la Segunda Guerra Mundial en la granja en la que ahora vivían Daniel y sus padres. Él les había dicho que un avión alemán se había estrellado muy cerca durante el conflicto:

Creemos que fue alrededor de noviembre o diciembre de 1944. Mi abuelo me dijo que cuando el avión se estrelló estaba haciendo galletas con mi abuela.

Poco después aparecieron varios grupos de arqueólogos, quienes acabaron encontrando varios papeles que parecen indicar el nombre real del piloto. Según Torben Sarauw, uno de los investigadores que se ha desplazado hasta el lugar:

Pensamos que el piloto vino de la base de entrenamiento para pilotos alemanes en Aalborg, una ciudad cercana.

Junto con el traje del piloto, un sombrero y tres preservativos sin usar, los investigadores encontraron su billetera, la cual contenía dos monedas danesas y algunos cupones de alimentos para la cantina en la base de Aalborg.

Advertisement

Advertisement

Una historia fascinante, ya que además se cree que se trata del primer avión alemán encontrado enterrado en Dinamarca. Daniel, el joven que un buen día se levantó con la idea de buscar en el campo algo para sus clases de historia, ha acabado formando parte de ella con el increíble hallazgo. [CNN]