Los aviones furtivos están diseñados para ser casi invisibles a los radares: tienen formas geométricas que desvían las señales de radio o materiales que absorben las ondas para que no puedan rebotar. En China han desarrollado una nueva técnica que hará que estas naves sean mucho más difíciles de detectar.

En un estudio publicado por la revista Journal of Applied Physics, los investigadores describen una superficie ultra-delgada que absorbe distintas frecuencias de manera activa. Es decir, una fina carcasa para el fuselaje de un avión que reacciona a distintas frecuencias de radar y se adapta para absorber las ondas electromagnéticas.

Advertisement

Advertisement

Se trata de un material de sólo 7,8 milímetros de grosor cargado de diodos de capacidad variable y diodos PIN. Estos elementos “sintonizan” el rango de frecuencias necesario para absorber las señales de radio. En sus pruebas, los ingenieros consiguieron absorber señales desde 0,7 hasta 1,9 GHz, y consideran que el invento será especialmente útil con la banda de UHF.

Bombarderos e incluso tanques modernos se han adaptado a la tecnología stealth para no ser detectados por los radares. En Gizmodo hemos visto volar al B-2 Spirit Bomber, a los cazas F-22 y F-35 y también aviones no tripulados como el X-47B. Sin embargo estas aeronaves, que cuestan miles de millones de dólares de investigación, aún pueden ser detectadas utilizando radares de frecuencia ultra alta (UHF). De ahí la relevancia de la nueva tecnología china. [vía Ars Technica]

Imagen: Northrop Grumman

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)