Andrew Meas. University of Louisiana

Cada cierto tiempo, la medicina anuncia avances que hasta hace poco eran impensables. Este es uno de esos casos. Una nueva técnica ha permitido a un hombre con una lesión completa de la médula espinal recuperar la capacidad de levantarse y mover sus piernas de forma independiente.

Andrew Meas se rompió el cuello en un accidente de moto cuando tenía 28 años. Desde entonces no podía caminar o mover de forma voluntaria las piernas, incluso después de 21 meses de rehabilitación y entrenamiento.

Advertisement

Cuatro años después, un equipo de investigadores de la Universidad de Louisville emparejaron su rehabilitación con algo llamado estimulación epidural de la médula espinal (scES).

Se trata de un tratamiento invasivo donde se implantó un dispositivo sobre su columna vertebral, este proporcionaba estimulación eléctrica con el fin de activar la columna durante el entrenamiento físico. En el transcurso de 44 meses de entrenamiento con scES, Meas ha recuperado la capacidad de mover sus extremidades inferiores, sin necesidad de que el tratamiento esté activo. Según los doctores:

El tratamiento puede restablecer el control voluntario del movimiento y la posición después de la parálisis completa en humanos, incluso años después de la lesión. Esto debería abrir nuevas oportunidades para la rehabilitación.

Meas fue uno de los cuatro participantes en un estudio anterior de la misma institución, todos los cuales recuperaron alguna función motora mediante el uso de la actividad física y scES.

Advertisement

Se inició con 9 meses de sesiones diarias de una hora, primero de pie y luego caminando. Luego continuó entrenando durante un año en su casa, antes de regresar al laboratorio para un régimen de entrenamiento de tres meses ponerse de pie y caminar.

Después de esta última fase, Meas pudo extender sus rodillas, alcanzar una posición de pie, mantener la posición sin ayuda e incluso pararse sobre una pierna. Además, podía hacerlo sin la ayuda de la estimulación eléctrica. Un avance increíble que supone una nueva esperanza para los pacientes con este tipo de lesiones motoras graves. [Nature vía ULnews]