Pionyang, como otras tantas capitales del mundo, tiene su propia red de metro. Sin embargo, las cosas nunca son así de simples en la capital de Corea del Norte. Tradicionalmente, los extranjeros tenían la entrada prohibida a la red de metro norcoreana. El fotógrafo Elliott Davies ha sido uno de los primeros en visitarlo.

Davies formaba parte del primer grupo de turistas extranjeros a los que se les ha permitido montar libremente en el sistema de transporte. Hasta ahora, el acceso a extranjeros estaba limitado a solo dos estaciones, lo que alimentó la leyenda urbana de que no había más. En realidad, la red de metro norcoreana tiene dos líneas y 16 estaciones.

Advertisement

Las imágenes captadas por Davies muestran unos andenes y estaciones mucho más pulcros y ordenados de lo que probablemente estamos acostumbrados a ver en países occidentales. Los trenes también están recién pintados, pero son antiguos. Corea del Norte se los compró a Alemania del Este hace décadas. Según la BBC, en su día todavía se podían apreciar algunas pintadas en alemán.

Advertisement

Algunas de las estaciones tienen un diseño espectacular, con grandes arcos de piedra, lámparas de cristal y murales con escenas ensalzando el régimen norcoreano.

Una suave música tradicional del país ameniza la espera en los andenes. No viene mal, porque en algunas estaciones las escaleras mecánicas tardan cuatro largos minutos en llevar a los viajeros hasta el andén. Aunque no ha podido ser confirmado por fuentes independientes, Corea del Norte asegura que su red de metro es la más profunda del planeta, con una media de 110 metros bajo tierra. Actualmente, el récord oficial de la red de metro excavada a mayor profundidad lo tiene San Petersburgo.

Esa profundidad es la razón también del secretismo que ha envuelto la red de metro norcoreana hasta la fecha. Las estaciones se diseñaron para servir como refugios para la población en caso de bombardeo, y el gobierno norcoreano se resistía a dar su localización exacta a extranjeros. A continuación os ofrecemos algunas de las fotos tomadas por Elliot Davies. El resto están en su página web. [vía Elliott Davies]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.